Análisis astrológico de Deschapelles

Por Silvia Méndez

Estamos frente a un análisis con poquísimas fechas certeras que permitan asociar los eventos,  y por consiguiente  deducir el horario de nacimiento de este grandioso ajedrecista, con la rigurosidad necesaria.

No obstante ello, comenzaré desde lo general a lo particular: Deschapelles pertenecía a una familia de militares y él mismo siguió esa carrera. Eso es muy propio y afín al signo de Aries o Escorpio (ambos regidos por Marte). Vemos que en su carta tenemos a la Luna ubicada en Aries, así como a Marte y a Venus en ese  mismo signo, con lo cual ellos podrían estar elevados en su carta natal.

Vivió en Versailles durante los 10 primeros años de su vida, muy apropiado con el simbolismo del planeta Júpiter (residencia amplia, imponente, y/o vinculada a lugares “reales” o religiosos).  

Tenemos obviamente una fecha cierta: la de su muerte. Pero también observamos que sus 14 años fueron  tremendos. Su vida sufrió cambios inesperados y contundentes: en primer lugar su familia lo abandonó y se fue a vivir a Alemania; debido a ello  tuvo que dejar la Academia donde cursaba estudios, se alistó en las tropas de Napoleón y participó en una batalla el 26 de junio de 1794 (la segunda fecha certera) donde perdió una mano y sufrió un severo sablazo que le atravesó la cara. Lo cual lo obligó a estar internando y atendido.

Esto puede hacer pensar que Mercurio (brazo, manos) o el signo de Géminis cobre importancia. Podría coincidir con una posición de ese planeta en la casa 8, o ser regida por algún planeta que simbolizara el hecho. Observamos en su carta natal la cuadratura entre Mercurio y Urano justamente ubicado en el signo de Géminis: esto ya es simbología de algo contundente o inesperado que le podría ocurrir en un brazo.

Después de mucho analizar e investigar, he arribado a un muy posible Ascendente en el signo de Leo. De ese modo Kirón (herida, enfermedad) en Aries (cara) queda elevado en el  Mediocielo aspectando al Ascendente (cuerpo físico, apariencia física).

La crítica casa 8 (episodios cercanos a la muerte, cirugías, etc.) queda así posicionada en el signo de Piscis (internaciones críticas, aislamientos, tratamientos algo prolongados) y siendo así la casa que alberga a Mercurio (brazos, manos) y al Sol. La Luna en los primeros grados de Aries y opuesta a Neptuno  en la casa 9 concuerda con el abandono familiar (Neptuno/Luna) así como que la familia se instala en el extranjero.

Este Ascendente en Leo ayudaría a explicar el “jopo” en su peinado.  Un Sol con Mercurio ubicados en la casa 8  señalaría un destino ligado a experiencias críticas con encierros. La Luna regente de la casa de los encierros o prisiones está en la casa 9, el extranjero.

Ese Ascendente en Leo también lo asocia con el “juego”.  Un Mediocielo en  Aries coincidiría tanto con un padre ligado a lo militar como con una propia  actividad ligada a las armas,  y el hecho de que el signo de Tauro ocupa buena parte de la casa 10 también concuerda que, con el paso del tiempo lo ligaría al cultivo del trabajo en el campo, cultivando y cosechando  el melón pero también los faisanes (el melón es una fruta asociada con el signo de Aries!).

Su hechura psicológica señala un individuo muy sensible e intuitivo, con una mente ensoñadora pero muy inteligente, con chispas de ingenio y alta inteligencia (Mercurio cuadratura a Urano). También alguien muy luchador y aguerrido (Luna, Marte y Venus en Aries) con necesidad de competir, liderar y  ganar.

También ese dejo de arrogancia, señalado por quienes lo conocían o se relacionaban con él, está bien simbolizado por la oposición entre Marte y Júpiter (este último planeta que tiende a exagerar o a “agrandar” los comportamientos del individuo).

Por lo tanto, y a la luz de los escasos eventos obtenidos y  señalados en su biografía, es que propongo un horario rondando las 14.40  horas del día 7 de marzo de 1780.

Veamos cómo reverberan los eventos con fechas ciertas:

Nos situaremos en el impactante año 1794, en el cual su vida atravesó tantas peripecias críticas.

  1. Batalla de Fleures.  26 junio de 1794

La casa 8 de la carta dirigida queda en 16 grados de Piscis en conjunción a Mercurio natal (mano). El planeta Neptuno dirigido queda en quincuncio (aspecto de salud) al Sol (energía vital, regente del Ascendente). La Luna (regente de la casa 12: aislamiento, internaciones)  aspecta a Mercurio (mano). El Sol y Mercurio quedan sobre la Luna y opuestos a Neptuno (el abandono familiar).

Kirón (herida) en Aries (cara) aspecta al Ascendente y está en trígono a la casa 6 (salud del individuo). Por otro lado, Mercurio también rige sus estudios (casa 3) y al tocar a la Luna simboliza también “cambios” o “mudanzas”. En efecto antes de la batalla él tuvo que dejar sus estudios abandonado la residencia donde estudiaba.

Veamos la carta “diaria” del día de la batalla:

Observamos ese día tránsitos fuertes: Urano en trígono a Marte natal señalando un evento inesperado y violento.  Urano rige a Acuario que es la casa 7 que es el área de los enemigos declarados. Asimismo el Marte del cielo sobre la oposición Marte/Júpiter natal, amplificando la agresión, mal dispuesto en Libra y aspectando la casa 4, en una posición clara de desventaja. El Sol de ese día quincuncio (aspecto relacionado con la salud)  a Plutón que se ubica en la casa de la salud. El Ascendente diario aspecta la crítica casa 8.  Júpiter regente de dicha casa crítica,  repite el aspecto natal y sale en trígono por el Mediocielo.

Si la batalla aconteció temprano en la mañana, la Luna estaría aspectando la cuadratura entre Urano y Mercurio, la cual vaticinaba el hecho acaecido de su brazo.

2. El día 14 de octubre juega en Berlín

Mercurio y el Sol dirigidos aspectan por trígono al Ascendente. La Luna está en trígono a la Parte de la Fortuna.  Urano en trígono a Mercurio natal (Urano/contienda/casa 7 y Mercurio regente de casa 2 y 3 – es posible que haya tenido ganancias por el juego) y al Sol regente del Ascendente.

Finalmente, veamos la fecha de su muerte:

3. 27 de octubre de 1847

Ascendente dirigido opuesto a Venus (planeta que rige la casa del fin de la vida). El Mediocielo en semicuadratura al mismo planeta. Venus dirigido aspecta al Mediocielo. El Sol (que viene de la casa 8) toca los nodos. Plutón trígono al Ascendente (Plutón natal en la casa de la salud).  El Nodo Sur conjunción con el mencionado Plutón natal. Júpiter regente de casa 8 (casa de muerte) cuadrando a la Luna natal. Urano dirigido trígono al Mediocielo.

Vamos a testear este evento también con otra técnica, muy utilizada por los árabes y legada por Alí Ben Ragel en su libro  Conplido de Iudizios de las Estrellas.

Hay varios “atacires” o indicadores para “ver” el evento de la muerte de un individuo.

Uno de ellos es el Atacir C96, que consiste en multiplicar la casa 8  (la muerte)  por 12 (las 12 casas)

Los atacires del Sol y Mercurio cuadran a la Luna natal. El Atacir de la Luna en cuadratura a Mercurio natal en la casa 8.  El Atacir de Neptuno regente de casa 8, cuadra a Mercurio natal ubicado allí. El Atacir de Urano conjunto a la casa 8. El Atacir del Ascendente conjunto al Mediocielo. El Atacir de Saturno (el Croonocator o Señor del Tiempo) en trígono al punto medio Venus/Marte (regentes de casa del fin de la vida y del destino, respectivamente).

©ALS, 2020

Nota relacionada:

Semblanza de Deschapelles. Por Sergio Negri. En https://ajedrezlatitudsur.wordpress.com/2020/12/18/semblanza-de-alexandre-louis-honore-lebreton-deschapelles/.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s