Un largo camino hacia el Campeonato Mundial de ICCF (1969-1984)

Por Juan Sebastián Morgado

En 1967, como fruto del acuerdo entre las dos ligas existentes en ese momento –LADAC y UDAPA–, se funda la Confederación Americana de Ajedrez Postal (CADAP), con mandato para Adolfo Codaro y para mí de gestionar la formación de un Cuerpo que reúna a los países latinoamericanos y centralice la designación de jugadores para los campeonatos de ICCF. La primera Comisión Directiva fue presidida por el venezolano Neptalí Morillo Párraga, y fueron países fundadores Venezuela, Chile, Uruguay, Brasil, Perú, Costa Rica, Bolivia, Colombia y Argentina.

Hacia 1969 CADAP edita sus primeros tres boletines, y en 1970 comienza su expansión mediante la aparición de Ajedrez Postal Americano, su revista oficial, editada por Raúl Castelli, Carlos Bet y quien esto escribe. Por primera vez se publica el organigrama mundial de torneos en el que América Latina está incluida.

Aviso publicado en Ajedrez Postal Americano Nº 1-1970

Puede verse que la carrera por el campeonato mundial podía comenzarse en ICCF o en CADAP. Si bien me anoté en un torneo de Cat. I, me di cuenta de que su desarrollo era muy lento a causa de la participación de ajedrecistas del bloque oriental (Unión Soviética, Alemania, Rumania), y no iba a poder llegar nunca a los planos superiores. Por ello, decidí apostar mis fichas a los torneos de CADAP, donde me inscribí en todos los certámenes posibles. Comencé por el II CADAP en 1969, que finalizó en 1972. Eran grupos de 9, gané 7 partidas y perdí 1. Esta derrota me costó el primer puesto y un gran disgusto, ya que el marplatense Luis M. Cadilla me dio una lección de ajedrez ganándome una partida brillante que terminó bastante rápido, en 1970. Quedé obsesionado y llené páginas y páginas de análisis, que mostré a Raúl Castelli. Al ver semejante despliegue, Castelli me dijo: “Usted va a ser campeón mundial”.

Cadilla ganó el grupo con 7½/8, y subimos ambos a la etapa semifinal, que empezó en 1972. Se notaba claramente que el nivel ajedrecístico de mis rivales era muy superior, y me costó mucho superar esta fase. Gané 6 partidas Safrán, Gómez Salazar, Almá, Pernett, Souza Burgos y Zabalegui–, y empaté 5 –Enricci, Efremoff, Ares, Leite y Rovira Más–. El puntaje de 8½/11 me alcanzó para pasar a la Final, que comenzó en 1976 y se desarrolló muy rápidamente. Terminé antes que todos, con 7 ganadas y tres tablas, y quedé a la espera. Quedaba solamente en juego la partida Sánchez Pouso – Muhana. Esperé bastante tiempo con ciertas esperanzas de que el juego terminara en tablas. En cambio, si alguno de los dos ganaba, se llevaría el primer lugar por mejor sistema de desempate Sonneborn.

Finalmente, llegó la noticia: Muhana se impuso a Sánchez Pouso, y quedamos empatados en puntos, ¡pero él se llevaba todo: campeón de CADAP y finalista del mundial!

Tabla de posiciones del II Campeonato Latinoamericano de Ajedrez Postal

Me resigné. Esta era una posibilidad, de manera que ya había tomado precauciones. Estaba jugando muchísimas partidas, entre ellas las del III CADAP, donde había superado el grupo preliminar (1971-1974), y también las semifinales (1975-1977). Sorteadas ambas etapas, para esta época estaban en pleno desarrollo las partidas de la Final III. Las evalué, y el panorama era oscurísimo: estaba perdido con Pereyra Puebla y con Laurencena, y el primer puesto era imposible de alcanzar. Esto implicaba una larga espera para tener una nueva posibilidad de jugar un campeonato mundial. Mi situación laboral era también bastante deprimente, y mi estado de ánimo no era el mejor. ¡No había podido llegar tras una lucha de nueve años!

Sin embargo, la suerte cambió de manera abrupta. Un día recibí un llamado de Carlos Dieta, quien para ese entonces era vicepresidente de ICCF. Me preguntó si quería jugar el X Campeonato Mundial. No entendí, ya que era conocido que había salido segundo, y no podía acceder. Entonces me dice: “Ya lo arreglé. En el Zonal de América del Norte también hubo empate en el primer puesto –entre Kalish y Palciauskas–, y entonces convinimos con los von Massow y con Rittner [1] que los segundos de CADAP también puedan intervenir en el X Campeonato Mundial”. ¡La gestión de Dieta resultó fundamental para mí! Además, logró que el ganador del I Campeonato Americano de la Ex UDAPA, finalizado diez años atrás, fuera reconocido, y su ganador, el venezolano Celso Sánchez Pouso, incluido en la IX FINAL Mundial (1977-1983, ganador Tynu Oim).  

Sabía que mi nivel no era comparable al de mis rivales, y preparé un repertorio de aperturas basado en las líneas que más conocía: Defensa Petroff y Defensa Tarrasch con negras, Peón Rey con blancas. Una excepción fue la partida frente a Estrin, donde jugué Peón Dama.[2] Tuve, eso sí, una ventaja inesperada: algunos de mis rivales consideraron que yo era uno de los rivales más débiles, y trataron de llevarme por delante sin atender a ciertas cuestiones estratégicas y tácticas básicas.[3]

Por aquel entonces (1978) no existían las computadoras, y la clave era disponer de tiempo. Por eso compré un taxi,[4] contraté a dos choferes, y lo puse a trabajar. En tanto, analizaba las quince partidas del torneo durante unas diez horas diarias. El resultado del taxi resultó malo y tuve que venderlo al año y medio.[5] Ya al primer mes, el chofer de la noche fue chocado por un delincuente que huía de la policía, y el coche quedó destruido. El seguro tardó un mes en reconstruirlo.

Pero buena parte de la tarea estaba cumplida: salí muy bien parado de las aperturas, y a la mitad del torneo, alrededor de 1981, estaba invicto y en una posición expectante. Finalmente, me mantuve firme, no perdí ninguna partida, y ocupé el segundo lugar con 10½/15, ganando 6 partidas e igualando 9. El certamen finalizó en 1984, luego de seis años intensos.

Mi equipamiento básico fueron libros y revistas de actualidad. La única ayuda externa fueron reuniones semanales con mis amigos Gustavo Bartís y Rogelio Guzzardo durante los dos últimos años. Me ayudaron a ser paciente al máximo, a no apurarme en las respuestas, y a verificar las jugadas obsesivamente, hasta encontrar la respuesta justa.

Para ver la tabla de posiciones del 10° campeonato mundial de ajedrez por correspondencia organizado por la ICCF, se puede acceder desde: https://tables.iccf.com/world/wcfin/wch-10.htm

[1] Hans-Werner von Massow y su esposa Bertl eran en la práctica quienes determinaban las acciones y decidían las plazas de los mundiales. El campeón mundial Horst Rittner era quien llevaba los registros de las actuaciones de los jugadores, con miras a las clasificaciones a los torneos.

[2] Es conocido el conflicto que se produjo en esta partida, tema sobre el cual expliqué los detalles en el reportaje que me hiciera Christian De Luca.

[3] Especialmente me refiero a Karl-Heinz Maeder, Wolfgand Seeliger y Mikhail Kletsel.

[4] En realidad, era “medio” taxi, ya que también tenía que pagar cuotas.

[5] Entrevista con Esteban Spontón.

A continuación se presenta la entrevista que le hizo Christian De Luca a Juan Sebastián Morgado en la cual se refiere, entre otras cuestiones, a la obtención del subcampeonato mundial de ajedrez por correspondencia en su décima edición
Entrevista de Christian De Luca al subcampeón mundial de ajedrez por correspondencia Juan Sebastián Morgado
Documentación ilustrativa aportada por el autor:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s