Homenaje a Zoilo Caputto

Por Juan Sebastián Morgado

Autorretrato de Zoilo Caputto

Breve biografía de Zoilo Rudecindo Caputto

Nació el 14 de noviembre de 1923 en Bánfield (Provincia de Buenos Aires). Se graduó como Profesor en la Academia de Bellas Artes, siendo uno de sus maestros más destacado Pío Collivadino. Fue profesor de dibujo en un colegio de Lanús, al que debió renunciar por razones políticas en 1955, dedicándose luego exitosamente al diseño publicitario en compañías de seguro.

Publicó diversos libros de torneos de ajedrez, a saber: Torneo Memorial Tchigorin 1959, XXVI Campeonato de la URSS 1959, Torneo del Siglo (Sesquicentenario de la Revolución de Mayo) 1960. Tuvo una participación fundamental como redactor en la obra del gran maestro Miguel Najdorf  15 Aspirantes al Campeonato Mundial, Torneo de los Candidatos (Suiza 1953), editada en dos tomos en 1954.

Publicó numerosos artículos en las revistas nacionales Caissa y Ajedrez, y varias extranjeras. Fue columnista en Ajedrez de Estilo y Scacco. Formó parte de varios jurados en concursos internacionales. Es autor del tratado El Arte del Estudio de Ajedrez, monumental obra en cinco tomos que resume la evolución histórica del ajedrez artístico desde la remota Antigüedad hasta nuestros días. Los volúmenes tienen el siguiente contenido:

Tomo 1: Historia antigua (314 páginas, 1992)
Tomo 2: Compositores argentinos (234 páginas, 1991)
Tomo 3: Compositores de Europa (750 páginas, 2000)
Tomo 4: Compositores de la Unión Soviética (639 páginas, 2000)
Tomo 5: Miscelánea (480 páginas, 2008)

También fue compositor, figurando más de una decena de sus obras en la Study Database, habiendo sido premiadas varias de ellas. Jugó ajedrez postal en las décadas del 50 y del 60, tanto en torneos argentinos –es muy recordada su partida frente al MI Jiri Pelikan, que finalizó tablas– como internacionales. Integró el equipo nacional que participó en la III Olimpíada. Fue Director del Torneo Panamericano organizado por la revista Ajedrez (Editorial Sopena) en 1962.

En 1992, en ocasión de la visita de Garry Kaspárov a la Argentina, Caputto le regaló al campeón mundial los tomos 1 y 2 de su obra, hecho mencionado luego en su libro Recuerdos con Jaque.

Extracto de Ajedrez para todos (Dunken 2017)

“Esta segunda parte de mi libro “Recuerdos con jaque” también está dedicada a todos los que quieran honrarla con su atención.

Con el que esta vez será sin duda mi último libro, termina el propósito inicial de presentar al juego del ajedrez como un amigo “limpio, sano y digno de ser tenido en cuenta” por los y las adolescentes a quienes está dedicado; y aunque su título “Ajedrez para todos” pudiera parecer hoy poco original, se justifica, porque si bien su contenido primario sigue siendo de iniciación para ellos, en gran parte también trata sobre muchos otros temas para un nivel superior como es el de los conocedores del juego.

En ese sentido hasta podría considerarse que es un medio por el cual, después del aprendizaje inicial, le permitirá además a los principiantes si así lo desean, introducirse también en el conocimiento de algunas otras de las infinitas posibilidades que ofrece este maravilloso juego.

Por eso el contenido de esta obra será tan extenso como variado, poniendo todo el énfasis y la prodigalidad necesaria en los temas históricos, artísticos, analíticos y formales del ajedrez (inclusive los de la ética en el juego, frente a la intromisión de los medios computadorizados), y sobre todo, en la fecunda labor de algunas figuras relevantes del tablero, que han desarrollado importantes tareas de divulgación y de docencia en tiempos pasados.

Serán pues siete variados capítulos, los que culminarán con una nutrida Estudioteca de 70 obras magistrales de grandes compositores de todo el mundo, donde el lector podrá elegir aquellas que fueran más de su agrado, porque están presentadas con un breve comentario previo que informa sobre su tema o algún detalle particular que las distingue, para tenerlas siempre presentes como obras excepcionales de la composición ajedrecística de nuestro tiempo.

Al presentar hoy “Ajedrez para todos” quiero agradecer a los que de alguna manera me ayudaron, y con las mismas emocionadas palabras que usé cuando apareció hace un cuarto de siglo el primer tomo de mi obra El arte del Estudio de ajedrez editado en España:

“Cuando una obra llega a su fin parece que recién tomáramos conciencia del valor inapreciable de toda la ayuda recibida. Si esa colaboración ha sido por la vía de los hechos, de las palabras de estímulo o simplemente de la silenciosa confianza de quienes esperaron ese resultado, quizás no importe tanto”…

Es por eso por lo que quiero agradecer con ese recuerdo tan perdurable para mí, a todos los que me ayudaron también ahora con su sabiduría, su bondad y su tolerancia a dar vida al que esta vez será sin duda mi último libro sobre ajedrez, y especialmente a los maestros Juan Sebastián Morgado y Harold van der Heijden”.

Ajedrez para todos de Zoilo Caputto

Los recuerdos de Zoilo Caputto acerca del denominado (en la Argentina) Torneo del Siglo

Mis recuerdos sobre el Torneo Sesquicentenario de la Revolución de Mayo se han diluido bastante con el tiempo. Recuerdo que mi libro El Torneo del Siglo se hizo por iniciativa mía, pero gracias a un gran amigo y generoso editor como fue don Eugenio Germán Pider, que me propuso hacerlo. La idea fue que algo tan importante como un torneo de ese nivel no quedara sin documentar, ya que la partida presupuestaria estatal para editarlo había desaparecido. Por cierto que no me pude negar, y en dos o tres meses, para que no se enfriara el entusiasmo que había despertado el gran acontecimiento, no sólo lo escribí, sino que me ocupé de la impresión en el mismo taller donde había hecho los dos tomos del libro de Najdorf, 15 Aspirantes. ¡Hoy me parece un esfuerzo sobrehumano, pero entonces era joven! Mucho me ayudó que por haber cubierto la información del torneo con Julio Bolbochán tuve varias cosas al alcance de la mano, y una parte del texto consistió en mis colaboraciones diarias en La Nación.

Registro fotográfico del Torneo del Siglo

Un año de mi vida lo pasé escribiendo, con el maestro Miguel Najdorf, los dos tomos de su libro 15 Aspirantes al Campeonato Mundial, y de esa pesada tarea me quedan muchos recuerdos, por haber conocido al extraordinario ajedrecista en la intimidad de su hogar. Cierto día, mientras preparábamos los análisis de una emocionante partida entre Taimanov y Szabó, surgió una duda sobre el porqué de una jugada evidente, no realizada por el gran maestro soviético. Como era de esperar, Najdorf se sintió obligado, y estuvo analizando largo rato, sin descubrir la razón. Al caer la tarde, apareció el gran compositor Carlos Peronace, y después de estudiar durante algunos minutos la posición, encontró una variante que parecía aclarar aquel misterio, y al mismo tiempo que demostraba su habilidad para el análisis, ponía en evidencia el olfato de Najdorf, y sobre todo, la sabiduría de Taimanov. Pero el lado risueño de esta historia tuvo lugar algún tiempo después, cuando los Grandes Maestros de la URSS vinieron para jugar el match con la Argentina.

Sobre este particular, recuerdo que introduje una temática de “apostillas”, cosa inusual, entonces, entre los comentarios demasiado serios de un torneo de ajedrez. La idea de “ganar al público” resultó tan del agrado del Jefe de Deportes, que el señor Alberto Laya me indicó enseguida que le buscara un nombre, para hacerla permanente. Recuerdo que imaginé tres o cuatro, y cuando se los mostré me dijo que eligiera uno, y que él también lo haría: así nació “En jaque…”, porque ambos coincidimos en el mismo nombre. Sin embargo, no todo fue tan feliz. Eso sirvió también para molestar a Julio como broma fastidiosa, y por eso fue por lo que, al terminar el torneo, no quise quedarme en la redacción del diario, pretextando tener otras ocupaciones, y que la futura edición del libro podría ser una de ellas.

Del torneo de 1960 tengo varios recuerdos intrascendentes, salvo, si se quiere, cuando desde la trastienda del escenario vi llorar a Fischer. En su partida con Unzicker tocó el peón negro de h7, y se arrepintió, pero su adversario, que se paseaba entretanto, lo vio y lo obligó a jugarlo. Fischer no tuvo más remedio que hacerlo, y cuando perdió, lloró… Contaba con sólo 17 años. En esa trastienda, que era un salón muy espacioso, el problemista Arnoldo Ellerman tenía la misma cantidad de mesas puestas en línea, donde iba desarrollando todas las partidas que se jugaban en el escenario. Minuciosamente, las analizaba y preparaba así todo el material a publicar en el boletín de cada ronda, y parecía un jefe en el campo de operaciones. Esa zona era para todos nosotros algo sagrado, pero a veces, y lo he visto, cuando dos maestros, terminada la partida, seguían discutiendo alguna variante y se apropiaban de una de esas mesas… ¡allí comenzaba la verdadera batalla!

De quien mejores recuerdos todavía guardo es del Gran Maestro Mark Taimanov, con el que, por una circunstancia muy especial, y con la ayuda de un impecable traductor, pude conversar en diversas circunstancias. 

Tabla de posiciones del Torneo del Siglo

La primera vez que lo vi fue en la casa de Najdorf, en 1954, cuando vino con el equipo soviético para jugar el match con la Argentina. He aquí la anécdota que conté en El Arte del Estudio, Tomo V, pág. 424 y 425.

En un día de descanso, Ragozin, Kotov, Taimanov y otros, estuvieron de visita en la casa de Najdorf, y éste aprovechó para mostrarles, con aire de triunfo, aquél análisis sensacional. Durante varios minutos se hizo un profundo silencio, obligado por el suspenso… ¡pero todos los mirones nos pusimos a reír de buena gana cuando Taimanov, de pie, pero inclinado sobre el tablero, rascándose la cabeza y sinceramente asombrado, ¡confesó que él nunca había visto nada de eso cuando jugó la partida! [1]


[1] Fragmento de testimonio de Zoilo R. Caputto al autor, 5 de setiembre de 2009.

Libro de Zoilo Caputto sobre El Torneo del Siglo

Sobre el autor:

Juan Sebastián Morgado nació en 1947. Es Maestro de la FIDE y Gran Maestro de Teleajedrez. Se licenció en psicología (UBA) en 1971.

Ha sido editor y director de varias revistas de ajedrez entre 1981 y 1997. Se incorporó al ajedrez postal desde 1962 y fue fundador de instituciones como CADAP y CAPA. Logró el título de sub-campeón mundial de la especialidad en 1984.

Desde 1981 desarrolla una librería y editora especializada en ajedrez. Desde 2008 se ha dedicado a escribir sobre la historia socio-política del ajedrez en Argentina y a esclarecer la figura del pensador Ezequiel Martínez Estrada.

Entre sus obras se encuentran Casillas Reales (2012) Martínez Estrada, ajedrez e ideas (2015); Sociología del Ajedrez Postal (2018; La Angustia Existencial de Martínez Estrada (2018); Martínez Estrada, Borges y el Viejo Vizcacha (2019); El impresionante Torneo de Ajedrez de las Naciones 1939 (2019) y El encuentro por el título mundial Capablanca – Alekhine 1927 (2020).

Juan Sebastián Morgado

Una respuesta a “Homenaje a Zoilo Caputto

  1. Christian CDL 16 mayo, 2021 / 10:37 am

    De la pluma sabia de Juan Sebastián Morgado y con la anuencia de esta excelente página, nos sumamos a la crónica con la siguiente selección de imágenes – del Museo Virtual de Historia Ajedrecística – referentes al maestro de la composición, Zoilo R. Caputto.

    https://bsascity.wixsite.com/zoilo-rudecindo-capu (Galería de Caputto en “MVHA”)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s