Prólogo de Oscar Panno a La Generación Pionera (1924-1939)

Oscar Panno, el máximo ajedrecista nacido vez alguna en suelo argentino, fue autor de uno de los prólogos (el otro lo hizo el escritor Daniel Larriqueta) de La generación pionera (1924-1939), primer libro de la colección Historia del Ajedrez Olímpico Argentino, de Sergio Negri y Enrique Arguiñariz, editado por el Senado de la Nación. 

A continuación compartimos con nuestros lectores su texto en el que, al imaginar la posibilidad de que en alguna vez se pudiera regresar a aquellos dorados momentos del ajedrez argentino, utilizó una expresión tan contundente como sugestiva: "nostalgia del futuro".


A pesar de la masiva irrupción de la electrónica en el campo de la comunicación y en la acumulación de datos, el libro sigue gozando del prestigio y el respeto que se ha ganado desde los ya lejanos tiempos de la trasmisión oral del conocimiento. Y esto puede sintetizarse con la fecunda proclama poética de un Rubén Darío: “…fuerza que bulle y que piensa, ¡Con el libro, que es la luz!…”;obien con la mesurada pero siempre ajustada prosa de nuestro literato mayor, don J. L. Borges, al considerar al libro un leal y paciente amigo que aguarda, como el genio en la botella, a ser abierto, para liberar su contenido, pero a diferencia, éste lo hace sin apremio y sin resentimientos.

Por esto, todo libro constituye, en sí mismo, una expectativa de conocimiento y placer, y solamente cabe apreciar la cuestión que aborda y la intención del autor en su desarrollo.

En circunstancias de tomar el ajedrez como materia prima -tal es el caso que nos ocupa- da la sensación que la complejidad de su técnica y la austera seriedad de la competencia no deja mucho margen para el solaz y la digresión.

Sin embargo, los autores, en esta obra que estamos prologando, logran una feliz simbiosis entre el periodismo y la literatura al integrar al cuerpo central del trabajo una profusa serie de aclaraciones, anécdotas, detalles y comentarios, que iluminan el sendero, de otra manera tal vez árido, de la necesaria enumeración histórica.

Juzgo que los principales méritos de esta obra se focalizan en el trabajo de recopilación de una enorme variedad de datos, más o menos dispersos, generando una síntesis coherente, que pone al alcance del interesado una continuidad histórica que de otro modo sólo un especialista podría reconstruir, y, paralelamente, la inserción de buenas partidas de nuestros representantes, que al par de hacer pública justicia a sus méritos, constituye un venero de ilustración técnica directa, apartada del oscuro fárrago de las fuentes de datos.

La convicción de que esta obra es un aporte muy interesante, ya que difunde y señala hitos fundamentales de la historia de nuestro ajedrez, me mueve a felicitar a sus autores y desear que pueda completarse el ambicioso plan general, del cual el presente libro es una parcial pero feliz realidad.

En el mencionado plan general, deberá aparecer el natural acompañamiento de la evolución de nuestro ajedrez con la curva socio-económica del país, que genera sentimientos como los que surgen de la amplia Presentación II de los autores, que me lleva a entender sus palabras finales como una auténtica nostalgia del futuro, y que tal vez compartimos.

Sobre el autor:

Oscar Panno es ingeniero civil y notable ajedrecista argentino.

Fue campeón mundial juvenil en 1953, triple campeón argentino (1953, 1985 y 1992), representante olímpico del conjunto nacional en once ocasiones, entre ellas cuando el país obtuvo la medalla de plata en Ámsterdam en 1954 y la de oro por su actuación personal en 1966 en La Habana de 1966, siempre ofició de referente del país en los ciclos por el campeonato del mundo, con un notable tercer puesto en el Interzonal de Gotemburgo de 1955 (sólo detrás de David Bronstein y Paul Keres, y por delante de dos futuros campeones del mundo, Tigrán Petrosián y Boris Spaski, entre tantas otras figuras).

Fue triple Olimpia de Plata (1971,1972 y 1977), Premio Delfor Cabrera (2000), profesor de ajedrez en River Plate (continúa en ese rol y en la difusión de sus conocimientos por las nuevas tecnologías), Club San Fernando, Colegio Nacional Buenos Aires, GEBA y Villa Ballester. Sus dotes docentes son proverbiales habiendo varias generaciones de ajedrecistas sido producto de sus enseñanzas, suguiendo el camino de su propio maestro, el recordado Julio Bolbochán.

Es Ciudadano Ilustre de Vicente López (2005), Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad de Buenos Aires (2006), Premio Jorge Newbery de Bronce (2006) y recibió el Konex en Ajedrez (1980) y una Mención Especial a la Trayectoria de la misma entidad (2020), y el Premio Domingo Faustino Sarmiento (2012) del Senado de la Nación (por iniciativa del Senador Carlos Alberto Reutemann).

Oscar Panno
Notas relacionadas:

Prólogo de Daniel Larriqueta a La generación pionera (1924-939). Por Daniel Larriqueta. En https://ajedrezlatitudsur.wordpress.com/2021/05/10/prologo-de-un-lector-incluido-en-el-libro-la-generacion-pionera-1924-1939/.

Vídeo de la presentación de La generación pionera (1924-1939) de Sergio Negri y Enrique Arguiñariz (4/12/2013). En  https://ajedrezlatitudsur.wordpress.com/2020/12/04/el-primer-libro/.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s