Recuerdo personal del querido maestro argentino Julio Mazzoleni quien partió en busca de nuevos rumbos

Por Sergio Negri

Esta semana, más precisamente en la noche del 13 de mayo, falleció el querido Julio Rodolfo Mazzoleni, triste noticia que tuvimos por su querida sobrina Ana María.

El excelente maestro del ajedrez argentino había nacido en Buenos Aires el 14 de agosto de 1930. Siendo como fue, un buen jugador de primera categoría metropolitana, con proyección nacional, Julio deberá ser recordado no sólo como ajedrecista sino como maestro y, más allá de los escaques, en tanto las principales características que lo distinguían: la de ser un caballero y hombre de bien.

El querido maestro Julio Mazzoleni

Lo conocí en San Lorenzo de Almagro, hacia inicios de la década del 70, donde Mazzoleni era profesor de la sala de ajedrez. Fue un impulso vital para que pudiera progresar en un juego que me había conmovido de niño.

Recuerdo perfectamente el primer encuentro con el maestro: me ofreció jugar (evidentemente para medir las necesidades de enseñanza conforme el nivel que pudiera exhibir el aficionado) y, en cierto momento de la partida, ofrece tablas, como forma de estímulo y ya dando muestras de su extrema generosidad. El niño, y eso fue toda una irreverencia (que seguramente apreció el mentor), no aceptó la igualdad. Creo advertir en la memoria el gesto dolorido de Julio por haber sido obligado a infligir al audaz alumno una derrota que era del todo previsible (y necesaria).

Desde allí fue quien me introdujo en la técnica del juego, acompañándome en esos escarceos iniciales hasta que Julio Bolbochán, otro querible ser humano y gran ajedrecista argentino, tomara la posta.

A ambos, y a un tercer Julio, mi padre, quien me dio la vida y estuvo presente en todo momento de mi carrera ajedrecística y de desarrollo personal, les dediqué el libro escrito con Enrique Arguiñariz, ese que integra la colección olímpica: La generación pionera: 1924-1939 (Senado de la Nación, 2012).

Otra rememoración, la de un orgulloso Mazzoleni al asistir a la presentación de esa obra y advertir que estaba dedicada a sí mismo. Nada más merecido, por cierto. Y ese henchimiento del pecho, en su timidez, estaba más dirigido al logro de su pupilo que a la aparición de su propio nombre en un texto que seguramente le fue muy querido y en donde figura como debe ser: en su calidad de mentor.

Julio Mazzoleni interactúa con Oscar Panno en la presentación del libro La generación pionera, 5 de octubre de 2018 (gentileza Christian De Luca)

No hay demasiados registros de su trayectoria deportiva, lamentablemente. Le pedí al amigo Juan Morgado que, de su prodigioso archivo, rescatara algún material del maestro cuya pérdida hoy lloro.

El primer aporte corresponde a ….1959, es decir el año en que nací. En ese momento, pareciera, el maestro iniciaba su carrera ajedrecística de nota. Va el comienzo del texto de referencia:

Círculo de Villa Crespo 1929-1959

▓ En enero y febrero, se realizaron varios torneos en el Círculo de Villa Crespo en conmemoración al XXX Aniversario de la entidad. Fue un importante certamen de primera categoría, con maestros invitados. Fueron las autoridades Manuel López Jorge, Benito Giménez, Leonardo Fumarola y Adolfo Zeuger, y se jugó lunes, miércoles y viernes, de 20.30 a 1. Fue ganado por Luis Marini con 8½/11. Le siguieron Raúl Espinosa y Luis Piazzini 7½; Alberto Foguelman 7; Lorenzo Álvarez y Manuel Kampelmacher 6; Marcelino Moguilevsky y Julio Mazzoleni 5½; Raúl A. Castelli y Carlos Kuperman 4½; Jaime Kahn 3½ y Diego Schvetz sin puntos.

Torneo y match en el Círculo Villa Crespo. El Mundo, 16 de enero de 1959. Gentileza Juan Morgado

Como se aprecia en tan importante competencia Mazzoleni ocupa un muy meritorio séptimo lugar, registrando triunfos ante Piazzini (en la rueda inicial) y el futuro MI Foguelman. y empatando con el campeón. Veamos el éxito ante el excampeón argentino:

Mazzoleni vs. Piazzini 1. Cc3 Cf6 2. e4 e5 3. Ac4 Cc6 4. d3 Ab4 5. a3 Axc3+ 6. bxc3 d5 7. exd5 Cxd5 8. Df3 Ae6 9. Ce2 O-O 10. O-O Dd7 11. a4 f5 12. Te1 Tae8 13. h3 Tf6 14. Ab5 Af7 15. Ad2 e4 16. Dg3 Tg6 17. Dh2 e3 18. fxe3 Cxe3 19. Axe3 Txe3 20. Cf4 De8 21.Rf2 Te7 22. Cxg6 hxg6 23. Df4 Dd8 24. Axc6 bxc6 25. Txe7 Dxe7 26. Te1 Da3 27. Db4 Da2 28. Te2 Da1 29. Db8+ Rh7 30. Dxc7 Ad5 31. Dxa7 Dxc3 32. De3 Df6 33. c4 Af7 34. a5 f4 35. De5 Dh4+ 36. Rg1 g5 37. Df5+ Rg8 38. Dc8+ Rh7 39. Dg4 Dh6 40. h4 gxh4 41. a6 Ah5 42. Te6 1-0

En un salto en el tiempo vemos a Mazzoleni ser finalista del campeonato argentino que se hizo en Buenos Aires (en la Caja Popular Villa Mitre conforme informa José Copié en su extraordinaria obra historiográfica) en 1969. Fue bajo el sistema suizo a siete rondas, oportunidad en la que compartió Julio la última posición, tras obtener un triunfo, dos empates y cuatro derrotas, en lid en la que alcanzaron el liderazgo en forma compartida Raimundo García y Carlos Eleodoro Juárez (este se impondrá en el desempate). Fue una exigente prueba en la que estuvieron presentes Miguel Ángel Quinteros, Samuel Schweber, Héctor Rossetto, Jorge Rubinetti, Juan Carlos Hase y Roberto Debarnot.

Tras un paréntesis de un año, en que no hubo campeonato nacional, Mazzoleni vuelve a ser finalista del torneo en 1971, cuando se impuso Rubinetti, viéndoselo a Julio con dos triunfos, tres empates y cuatro tablas, mejorando la performance anterior en otra prueba muy potente en donde, por ejemplo, quedó por delante de Hase y de Jaime Emma y a la par de Luis Piazzini.

Estamos en esos años, muy probablemente, en la etapa más alta de su carrera deportiva, con destacadas actuaciones, particularmente al ocupar posiciones de privilegio en los fortísimos Torneos Metropolitanos.

En 1971, en el Torneo Magistral Playas de Madariaga, una competencia por equipos muy prestigiosa de la época, obtuvo grandes triunfos ante otros excampeones nacionales, el GM Herman Pilnik y el GM Héctor Rossetto, figuras que se destacaron al formar parte en cierto momento de la élite del ajedrez mundial.

El amigo Carlos Drake aporta la precisión documentada de que se trataba de un torneo por equipos en el que el primer lugar lo ocuparon San Lorenzo de Almagro con Banfield (los primeros tableros eran nada menos que Rossetto y Julio Bolbochán), relegando al poderoso Club Argentino (Panno, Raúl Sanguineti, Oscar Cuasnicú, César Poch, Vicente Palermo y Raúl Cruz) que quedó a media unidad. Mazzoleni fue el primer tablero de su club, en equipo compartido con Mario Pugach, José Agdamus, Rodolfo Farah, Héctor Santos y Claudio Mosquera.

En el primer tablero prevaleció Panno por sistema de desempate con cinco puntos en siete sobre Mazzoleni, quien quedó segundo en igualdad de puntaje tras obtener cinco triunfos (además de las mencionadas ante Pilnik y Rossetto, le ganó a Raúl Ocampo, Jorge (Jiri) Pelikán e Idelfonso Fernández), con dos derrotas (lo vencieron Panno y Jacobo Bolbochán).

Presentamos seguidamente una de sus rutilantes victorias en una actuación que fue consagratoria:

Mazzoleni vs. Pilnik 1. Cf3 d5 2. g3 g6 3. Ag2 Ag7 4. d4 Cf6 5. c3 O-O 6. O-O a5 7. a4 c5 8. Af4 cxd4 9. Cxd4 Cb-d7 10. Cb5 e5 11. Ae3 Cg4 12. Aa7 Cb6 13. Axb6 Dxb6 14. Axd5 Cf6 15. Ag2 Td8 16. Dc2 Af5 17. e4 Ae6 18. C1-a3 Cd7 19. Tf-d1 Cc5 20. c4 f5 21. Ta-c1 Ah6 22. Ta1 Ag7 23. h4 Ta-c8 24. Af3 fxe4 25. Axe4 Cxe4 26. Dxe4 Tf8 27. De2 h5 28. Td6 Tc6 29. Dd2 Txd6 30. Txd6 Td8 31. Ca-b5 Af8 32. c5 Dxc5 33. Tc1 Txd6 34. Dg5 Db6 35. Dxg6+ Ag7 36. Cxd6 Db3 37. Tc7 1-0

Resultado del Torneo por equipos en Villa Gesell (gentileza Carlos Drake)
La actuación consagratoria de Mazzoleni (gentileza Carlos Drake)

Drake señala la actitud combativa extrema de Julio Mazzoleni. La cosa era matar o morir, siempre dentro del tablero. Pruebas al canto: sumando a la actuación de marras las registradas en los Torneos Metropolitanos de 1970 y 1972 (en 1971 Mazzoleni no jugó la final, tuvo 38 victorias y 17 derrotas, con apenas cuatro empates, evidenciando su actitud de jugar en una lucha sin cuartel.

Tabla de posiciones del Campeonato Metropolitano de 1970 (gentileza Carlos Drake)

Tabla de posiciones del Torneo Metropolitano de 1972 (gentileza Carlos Drake)

Vayan aquellas dos partidas de muestra, de entre tantas, del talento del creativo, combativo y buscador de nuevos horizontes Julio. Era todo un clásico que comenzara las partidas con blancas con la desusada 1. Cc3 o que, con negras, respondiera una y otra vez, ante 1. e4 o 1. d4, con 1…Cc6, proponiendo caminos poco transitados.

Desde aquel campeonato de 1959 registrado por Morgado, siguió jugando Mazzoleni hasta muy avanzada su vida, siempre con un entusiasmo que era a la vez contenido (por la cortesía de su personalidad) y desbordante (por la búsqueda incesante de progreso aún en etapa avanzada de su vida). Se lo podía ver en la Bolsa de Comercio, o donde fuera, jugando torneos abiertos o en competencias cerradas a las cuales lo podían invitar.

Fue muy amigo de mi padre. Recuerdo su pesar cuando lo encontré en una estación del subterráneo de la ciudad argentina al enterarse de la muerte de mi otro Julio, ese a quien conoció el mismo día en que me tomó como su alumno y con quien tantos episodios compartiría en el querido San Lorenzo de Almagro.

Otro recuerdo más grato; cursando que estaba la carrera universitaria en la Facultad de Ciencias Económicas un día, en su imponente escalera principal, lo encuentro a Julio quien, con sus muchos años a cuestas, había comenzado sus propios estudios. Como en el ajedrez, en este otro rubro, Mazzoleni siempre quería progresar… Y, cambiando de rumbos, al cabo de todo se recibiría de Ingeniero.

Una de las últimas veces que nos vimos Mazzoleni comentó cómo estaba investigando algunas líneas ajedrecísticas que le resultaban novedosas. Era para entonces un ser octogenario que evidenciaba el entusiasmo de un adolescente que tenía todo aún por descubrir.

Es que Mazzoleni siempre buscaba nuevos horizontes y quería perfeccionarse. No se conformaba con lo convencional y con lo adquirido frente al tablero, casi como una compensación por su clasicismo y corrección que exhibía fuera de él. Una actitud siempre inclinada por el lado del bien que, por cierto, no siempre le fue debidamente recompensada.

Hoy, en su hogar definitivo, Julio Mazzoleni, tras una vida en la que nadie podía decir algo ingrato de él y en la cual nunca se le escuchó un juicio adverso hacia nadie o palabra desagradable que proviniera de sus labios, reposa en paz. Está seguramente practicando e investigando el ajedrez de sus amores y, desde luego, debe seguir explorando otros horizontes. Los insondables de la eternidad…

El equipo de San Lorenzo campeón de la Copa AFA 1969 recibiendo el reconocimiento en el Viejo Gasómetro. En el extremo derecho de la imagen Mazzoleni (también están José Agdamus, Mario Pugach y Rodolfo Farah; y, el segundo en el extremo izquierdo es mi padre, Julio Negri, siempre presente) (Gentileza Christian De Luca)

3 respuestas a “Recuerdo personal del querido maestro argentino Julio Mazzoleni quien partió en busca de nuevos rumbos

  1. Christian CDL 16 mayo, 2021 / 9:32 am

    Un artículo que hace justicia a la personalidad del Ingeniero, Julio Enrique Mazzoleni, un señor de los tableros. Acompañamos también con nuestro más entrañable recuerdo, junto con estos aportes que nos permitimos compartir en honor al maestro:

    1°) https://bsascity.wixsite.com/julio-enrique-mazzol (galería de imágenes de Mazzoleni en el “MVHA”).

    2°) https://www.youtube.com/watch?v=kPYbpf8COeo (video del año 2018, donde aparecen juntos: Julio Mazzoleni y el GM Oscar Panno).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s