Hoy cumple años el GM Daniel Hugo Cámpora

Por Sergio Negri y Enrique Arguiñariz

Esta mini-biografía está incluida en el tercer Tomo (aún no editado) de la colección "Historia del Ajedrez Olímpico Argentino III"

Daniel Hugo Cámpora nació en San Nicolás, provincia de Buenos Aires, el 30 de junio de 1957. En su ciudad natal aprendió el juego y, en la escuela secundaria, se recibió de técnico electromecánico.

Desde hace muchos años, más de cuarenta, reside en España, más exactamente en Sevilla, habida cuenta de que, como tantos de sus compatriotas, en su momento debió emigrar del país (al cual igualmente siempre representó en competencias olímpicas y como una suerte de embajador sin cartera), para poder progresar en su carrera ajedrecística.

Obtuvo el título de Maestro Internacional en el año 1982 y, cuatro años después, en 1986, el de Gran Maestro.

Cámpora fue campeón argentino juvenil de la edición 1975 (que se disputó en febrero de 1976 y de la que Negri fue subcampeón). Unos años después, alcanzó el campeonato argentino absoluto, y lo hizo en dos oportunidades: las ediciones de 1986 y 1989. Y en 1978 y 1987 fue subcampeón.

Daniel Hugo Cámpora

En la arena internacional, se impuso en las ediciones de los Torneos Magistrales disputados en Colombia (1978), Chile (1980), EE. UU. (1981) y Yugoslavia (Tuzla en 1983, y en Niš y Pančevo en 1985).

Muy meritorio fue su tercer puesto en la muy fuerte edición del certamen de Biel de 1987, cuando aparece detrás de Boris Gulko y Oleg Romanishin, precediendo a Vlastimil Hort, Robert Huebner, Eric Lobron y Szuzsa Polgár. Allí mismo se impondrá en la edición de 1989.

Ya en la década de los 90, e instaladísimo en Europa, se lo verá imponerse en dos oportunidades en Villarobledo, España (1991 y 1993). En 1997 y 1998 ganará, siempre en la península ibérica, el abierto de Lepe. Y en 1999 y 1999 repite resultado en Villa de Coria, siempre en una España que lo acogió, donde no solo jugará, con marcado suceso (y sirviéndole de sustento en la vida), sino que se destacará en la enseñanza del juego (la Federación Española lo contrató como entrenador de los elencos juveniles).

Los torneos abiertos son una de sus especialidades: además de numerosos buenos resultados, en esa clase de competencias, se impuso, a lo largo de su trayectoria, en Sevilla (2006, en 2007 es segundo), Benidorm, Roma, Nápoles, Berna, Buenos Aires, Cúcuta, Ginebra, Nueva York. En 2015 integra el lote de quienes quedan a medio punto de los ganadores, siempre en el Abierto de su Sevilla de residencia.

Refiriéndonos al tema de las Olimpíadas de Ajedrez, Cámpora, después de Miguel Najdorf, Oscar Panno y Pablo Ricardi, (los tres con once participaciones), integra el selecto grupo de los ajedrecistas que más veces conformó el equipo argentino, con nueve intervenciones: Buenos Aires 1978 (sin título internacional, y muy joven, debuta en el cuarto tablero), Lucerna 1982 (de segundo tablero, con 69% de efectividad), Dubái 1986 (de nuevo 69% de rendimiento, ya como MI, siendo secundado por Panno), Tesalónica 1988 (ya siendo GM), Manila 1992 (finaliza invicto con tres triunfos y nueve tablas), Moscú 1994, Estambul 2000 (fue desplazado formalmente al segundo escalón por Maxim Sorokin quien, no obstante, no jugó partida alguna, por lo que Daniel volvió a ser el estandarte del equipo), Calviá 2004 (de nuevo imbatido, ahora en el segundo escalón, tras lograr cuatro éxitos -entre ellos uno ante el inoxidable jugador islandés Friðrik Ólafsson, y empatar en seis ocasiones) y, su despedida será en Dresden 2008 (la peor actuación olímpica argentina de todo su historial; aquí Cámpora es reservista, .

En 1986, 1988, 1992 y 1994 ocupó el tablero más exigente, el primero. Y esto no fue obstáculo para que tuviera grandes actuaciones, particularmente en Moscú 1994, con un extraordinario 83,3%, por lo que se hará acreedor a la medalla dorada al mejor primer tablero y conformando, además, la segunda mejor performance considerando el promedio Elo registrado en la competencia: un impresionante 2776 (¡el tercero fue el mito húngaro Lajos Portisch!).

En ese marco se incluyen sus victorias ante tres grandes exponentes, como al entonces MI, el ruso Alexander Morozevich (a quien derrotó en una miniatura de veintidós jugadas); al GM filipino Eugenio Torre y, en especial, al búlgaro Veselin Topálov, quien fuera campeón mundial años después. Este, no obstante esta caída, será en la oportunidad el jugador de mejor rendimiento en términos de ELO de toda la prueba, superando al argentino en la que quizás sea la mejor actuación de toda su carrera.

Entre otros reconocimientos, en 1990 Cámpora obtuvo el Premio Konex en Ajedrez, al ser considera el mejor ajedrecista argentino de la década 1980-1989.

Fue, asimismo, Presidente de la Asociación de Maestros de Ajedrez (1989-94). Publicó el libro Ajedrez en 1990. Y mereció en tres oportunidades del Olimpia de Plata (1983, 1986 y 1989) en ajedrez, galardón prestigioso conferido por el Centro de Periodistas Deportivos de la Argentina.

Su mejor Elo FIDE lo alcanzó en julio 1992, 2565. Y para Chessmetrics, el mejor nivel de su carrera lo logra en abril  de 1987 (luego de su gran actuación en el magistral de Biel) con un Elo de 2668, constituyéndose por entonces en el ajedrecista Nº 41 del planeta.

En tiempos pioneros, el país recibía a numerosos ajedrecistas europeos que buscaban sosiego y posibilidades de progreso en un continente que sufría el flagelo de la guerra. En tiempos de paz, pero con bajas perspectivas de apoyo locales, se revirtió el proceso viéndose a numerosos exponentes del tablero que debieron recurrir a hacer las valijas para poder armar un proyecto de vida más enriquecedor.

Daniel Cámpora fue uno de ellos. Probablemente el caso más notable. Resuenan sus palabras al decir:

“Durante la década del ochenta viajé seguido a Europa. Recogí una gran experiencia jugando con rivales muy exigentes. Los resultados llegaron con las conquistas de los campeonatos argentinos en 1986 y 1989. Pero en España decidí enrocarme, formar un castillo, un hogar junto con Teresa, mi compañera, la más valiosa dama fuera de un tablero.

Hace ya doce años disfrutamos de Danielito, nuestro hijo, que hoy es la luz de mis ojos. Ella siempre me alentó para que siguiera en lo mío. Hoy tenemos nuestra casa. Vivimos bien con lo que ganó con el ajedrez y nos arreglamos. Mi esposa es radióloga y tenemos un ingreso extra” (nota del 1° de marzo de 1999 en el diario La Nación, en https://www.lanacion.com.ar/deportes/campora-un-maestro-nid129568/).

El emigrado Cámpora, el muy argentino Cámpora, en estos otros tiempos en donde los horizontes hay muchas veces que buscarlos lejos de casa, es en todo caso uno de los grandes ajedrecistas argentinos de todos los tiempos. Hoy, ALS saluda en su onomástico al respetado maestro y querido amigo con quien, uno de los editores del sitio, alguna vez compartieron una época de sueños y de esperanzas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s