Magnus Carlsen cumple 10 años como número uno del ranking: ¿por qué nadie puede destronar al rey del ajedrez?

Por Hernán Sartori

Ocho ajedrecistas argentinos, seis varones y dos mujeres, analizan el dominio y la vigencia del noruego, que no se bajó de la cima desde el 1° de julio de 2011.

Nota publicada en el diario Clarín de Buenos Aires, el 1° de julio de 2021. En https://www.clarin.com/deportes/magnus-carlsen-cumple-10-anos-numero-ranking-nadie-puede-destronar-rey-ajedrez-_0_0NzYojBvf.html.

Magnus Carlsen

La historia del ajedrez es la historia de nombres propios que moldean este arte peculiar sobre los tableros. Mentes que pugnan entre sí por encontrar las debilidades ajenas y potenciar las virtudes propias. Hombres y mujeres que firman batallas épicas en los 64 escaques. Por eso este 1° de julio es un día de fiesta en el ajedrez mundial. Porque ese fenómeno llamado Magnus Carlsen cumple 10 años ininterrumpidos como número uno del ranking. Una auténtica década ganada.

Si bien llegó por primera vez a la cima en enero de 2010, el indio Viswanathan Anand lo pasó en noviembre y diciembre de ese año. Magnus retomó el número uno en enero y febrero de 2011, lo perdió a manos de Vishy hasta fin de junio, pero el 1° de julio de 2011 se apropió del trono y no lo largó más. Diez años seguidos. Un animal del tablero.

Magnus Carlsen ajedrez

Ahora bien, ¿por qué nadie puede destronar al mejor de todos, al que los grandes maestros top siempre quieren vencer? Lo explican los seis mejores ajedrecistas argentinos y las dos mejores mujeres, en diálogo con Clarín.

“El tipo es único, tiene para cuatro o cinco años más de reinado y no pierde la inspiración. Sus ganas de ganar son abismales, por más que ya logró todo. Se lo nota súper motivado para seguir reinando. Esa es la clave”, lo define Alan Pichotnúmero uno nacional.

Diego Floresheptacampeón argentino, es contundente: “Carlsen se convirtió en el número uno del mundo porque es el que menos se equivoca y por el instinto asesino que tiene. No necesariamente te va a ganar tirándote misiles durante toda la partida. Te tira una piedra, después otra y no para nunca. Y tenés que estar siempre alerta”.

Sandro Mareco, quien participó en cuatro Olimpíadas, analiza las razones de este dominio: “Lo que lo hace mantenerse en un nivel tan alto es que trabaja y es el jugador más completo. Juega bien los finales, siempre está bien preparado y encuentra ideas interesantes para luchar en posiciones en las que otros no encuentran nada”.

Desde España se suma Fernando Peralta con precisión quirúrgica. “Para conseguir este registro, no renunció nunca a asumir riesgos. Siempre juega con muchísima ambición y prueba que es el mejor una y otra vez -explica-. En las raras ocasiones en las que se lo vio cerca de una derrota, demostró tener muchísimos recursos para crearles dificultades a sus rivales. Además de sus cualidades técnicas, tiene una gran comprensión práctica del juego, imaginación y también picardía”.

Rubén Felgaer, ex número uno argentino, recuerda la primera vez que conoció al entonces niño maravilla. “Carlsen es un prodigio del ajedrez, uno de los grandes talentos de los tableros. Un genio. Lo conocí en el torneo Aeroflot de Moscú, en 2004. Era gran maestro con 13 años. Me tocó jugar en el tablero de al lado y despachaba a los grandes maestros con una facilidad que parecía al borde de la magia. Hace parecer fáciles cosas que sabés que no lo son. Nadie discute su talento”, sentencia el Pájaro.

Mientras que Federico Pérez Ponsa concluye: “Lo que hace que se destaque es que si bien la preparacion es pareja entre los top 10 del mundo, en las posiciones igualadas del mediojuego es súper fuerte y es donde más ventaja saca. Es el que crea más posiciones en las que puede ganar desde la nada misma. Tiene pinta de que va a seguir dominando durante mucho tiempo”.

Las damas olímpicas van al frente en su admiración por Carlsen. “Magnus es simplemente genial. Es un jugador muy completo y tiene una gran intuición para elegir las posiciones. Es de esos que te hace sentir que te quiere ganar y que te va a ganar. Es muy profesional en su preparación, detallista y evidentemente apasionado por el deporte”, lo describe Carolina Luján, la número uno del país.

La legendaria Claudia Amura, quien abrió el camino para las ajedrecistas nacionales, opina: “Magnus, nunca mejor puesto un nombre. Talento, estudio, pasión, esfuerzo, garra, pero sobre todo un genio que se potencia en la era digital. Está tocado por la varita mágica”. Y entonces aprovecha para definirlo a través de -cuándo no- una de las tantas lecciones que dejó Miguel Najdorf en su vida.

“Ante un grave error estratégico del rival, el gran Miguel Najdorf siempre decía: ‘Esta jugada la hace un genio o un idiota. Un genio nace cada 100 años y un idiota nace cada medio segundo‘. Obviamente, tenía razón -dice entre risas-. Magnus realmente es un genio y hace las jugadas que nadie imagina. Domina la estrategia y los finales como Capablanca, tiene un nivel de conocimiento a lo Bobby Fischer pero recargado y en cálculo nada tiene que envidiarle a Garry Kasparov. Es la Ferrari del ajedrez”.

Ser campeón, el paso decisivo 

Magnus Carlsen, en 2018, cuando defendió su título mundial ante Fabiano Caruana.
Foto AFP
Magnus Carlsen, en 2018, cuando defendió su título mundial ante Fabiano Caruana. Foto AFP

No hubo sorpresa alguna entonces cuando el noruego se consagró campeón mundial a ritmo clásico en noviembre de 2013, al quitarle el título a Anand en la mismísima India por 6,3 a 3,5. Y defendió tres veces su cetro: ante Vishy en 2014, ante el ruso Sergey Karjakin en 2016 y ante el ítalo-estadounidense Fabiano Caruana en 2018. Y del 24 de noviembre al 16 de diciembre próximos disputará el match esperado contra el ruso Ian Nepomniachtchi en Dubai, a 14 partidas.

A los 30 años, es el dominador absoluto del ajedrez mundial. Es que además de sus cuatro matches ganados por el reinado a ritmo clásico, logró tres títulos en ajedrez rápido (2014, 2015 y 2019) y cinco en “blitz” (2009, 2014, 2017, 2018 y 2019). Reina en los tres ritmos. Una máquina.

“Carlsen es el que mejor juega a este jueguito a cualquier ritmo”, es sintético e irónico el Turu Flores, a quien antes no lo convencía tanto. Pero hubo un momento de quiebre que hizo mejorar a Carlsen y llevarlo a un nivel superior.

“Hasta el match con Caruana, no me seducía por su juego. Pero desde ese duelo cambió bastante su estilo y se volvió un jugador mucho más dinámico, que va al frente con más agresividad y tiene una búsqueda incesante por desequilibrar las partidas y jugar a ganar hasta el final, sea la posición que sea. Su espíritu de ir siempre por más es lo que hace que saque diferencia”, resume Flores.

Felgaer coincide en que el triunfo sobre Caruana en 2018 lo potenció. “El trabajo fuerte que hizo con aperturas más agudas le permitió dar un paso adelante y salir del estancamiento. Jamás se cuestionó ser el mejor del mundo, pero ese match lo hizo despegar. Aún no se sabe cuál es su techo“, se ilusiona e ilusiona a los fanáticos.

Magnus Carlsen, con esa mirada que mete miedo.
Magnus Carlsen, con esa mirada que mete miedo.

No podía faltar de la escena el dominio mental. “Todos estudian mucho y tienen tecnología que los ayuda. Carlsen sabe usarla a su favor y sacarle provecho, pero su dominio pasa por la fortaleza psicológica, el sistema nervioso, la resistencia y el buen estado físico. Así marca un plus sobre los otros, que también son genios del ajedrez”, relata Felgaer. Y va más allá: “Al igual que Alekhine, Kasparov y Fischer, tiene una energía que intimida a los rivales y los hace ir mal predispuestos a las partidas. Les cuesta jugar contra él”.

Pichot viene de enfrentar a Carlsen en dos torneos rápidos online. Y él comparte lo que el noruego genera en sus rivales top: “Hay una enorme diferencia con el resto. Los de más de 2700 de ELO tienen mucha presión a la hora de enfrentarlo. Hay muchos que tienen miedo y siempre pierden, porque no pueden jugar al máximo nivel cuando les toca contra él. Antes un caso particular era Nakamura. Ahora, Mamedyarov y Vachier-Lagrave, que son top 10. Sufren una presión psicológica muy grande, que no los deja jugar de mejor manera contra Carlsen”.

Pérez Ponsa va por el mismo camino: “Se vuelve un dominio psicológico cuando jugás con uno que te ganó varias veces. El tipo se aprovecha de eso y quiere ganar siempre”. Y Amura complementa: “A Magnus no le importa quién esté enfrente, porque tiene la precisión y la potencia de una computadora, a lo que suma su enorme talento humano”.

Carlsen llevó al ajedrez a una difusión extraordinaria, en esta era digital, de las plataformas online y hasta de la serie “Gambito de Dama”, con la que Magnus coqueteó en redes permanentemente. Por eso generó una empatía especial con los fanáticos. “Es un referente fuera del tablero, difundiendo el ajedrez y colaborando con su desarrollo, enseñando y jugando en Chess24 contra simples mortales como nosotros, je, je”, explica Luján.

“Lo que lo diferencia de cualquier campeón mundial que haya existido, cosa que me impresiona, es su nivel de exposición -lo elogia Amura-. De repente está jugando con los mejores del mundo en un súper torneo y al día siguiente se mezcla con el público onlineEste tipo juega contra cualquiera. No es intocable; es de carne y hueso. Es increíble”.

¿El mejor de la historia?

Magnus Carlsen y Garry Kasparov, dos topadoras sobre el tablero.
Foto Sinquefield Cup
Magnus Carlsen y Garry Kasparov, dos topadoras sobre el tablero. Foto Sinquefield Cup

El ranking mundial nació hace 50 años, el 1° de julio de 1971. Nadie estuvo diez años ininterrumpidos como número uno hasta que Carlsen lo logró este jueves. Fischer lo fue hasta 1975Anatoli Karpov quedó primero entre 1976 y 1983. Kasparov estuvo en la cima desde enero de 1984 a marzo de 2006, cuando lo reemplazó Veselin Topalov. Pero increíblemente jamás fue el número uno del ranking durante una década ininterrumpida. Karpov fue líder en el segundo semestre de 1985 y en todo 1994, y Vladimir Kramnik fue el “1” en el primer semestre de 1996.

¿Quién es el mejor de la historia? Y en todo caso, ¿se pueden comparar las épocas?

“El ajedrez evolucionó mucho, porque Kasparov no tuvo las herramientas de Carlsen, como Fischer no tuvo las de Kasparov. Pero por su hambre para tratar de ganarles a todos, Magnus genera el mismo miedo que los otros“, sostiene Flores.

“Desde mi punto de vista, que es lógicamente discutible, Carlsen es mejor que Kasparov. Es el mejor jugador de la historia. Seguro. En la defensa tiene una diferencia muy grande con Kasparov, de quien no se puede discutir nada. Diez años seguidos no son poca cosa y tiene pinta de que va a ser el número uno por un buen tiempo más”, argumenta Pichot, ex campeón mundial Sub 16.

Peralta no duda: “Estuvo tantas partidas invicto (125 a ritmo clásico), porque nadie es superior a él en ninguna fase del juego. Es el jugador más completo de la historia. No se cae nunca. Es incansable. Nunca pierde la confianza”.

Se le suma Pérez Ponsa en ese mismo sentido: “Es una locura ganar tantas partidas, porque para ganar hay que arriesgar. Es muy sorprendente. Es claramente el mejor de la historia. Aunque es cierto que es difícil comparar épocas, porque si bien juega mejor que Fischer y Kasparov, ellos en su época le sacaban mucha ventaja al segundo y parecía que ganaban caminando”.

Sólo Magnus Carlsen sabe cómo seguirá esta historia. A disfrutar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s