La Astrología y el Destino: Marcel Duchamp y sus pasiones.

Por Silvia N.Méndez

En esta oportunidad, afortunadamente, contamos con el horario de nacimiento de este famoso artista francés (Fuente: Astrodatabank).

Marcel Duchamp nació el 28 de julio de 1887 a las 14 horas en la localidad de Blainville Crevón en Francia.

Al adentrarnos en el análisis astrológico de este singular artista, encontramos un individuo con un Sol en el fogoso y brillante signo de Leo, acompañado con una Luna y un Ascendente en el apasionado, obsesivo y resiliente signo de Escorpio.

Ese Sol, deseoso de destacarse y ser reconocido está ubicado en la casa 9, el área de la elevación de la mente, el estudio, el interés por viajar y conocer otros países y culturas, la comunicación y la enseñanza. Y con una tendencia a radicarse eventualmente en otros países en algún momento de su existencia.

De su padre (Sol: arquetipo paterno) heredó una tendencia a la elevación de la mente y posiblemente tuviera con él una afinidad que le permitía poder comunicarse e interactuar a nivel intelectual.

Leo es el signo del corazón: en 1915 y en medio de la Primera Guerra Mundial  mientras eran covocados a la lucha varios artistas (entre ellos sus 2 hermanos) Marcel fue excusado por habérsele detectado un soplo en el corazón.  O sea su signo ya simbolizaba uno de sus problemas de salud.

Este signo Leo también está ocupado por el planeta Mercurio -planeta que refleja o simboliza el estilo de mente que tenía Duchamp, su manera de elaborar ideas o pensamientos y comunicarlos-.

Mercurio está ubicado exactamente en el punto medio de las posiciones de Urano y Plutón, razón por la cual este planeta manifestaba  la fusión de las cualidades asociadas a la originalidad, creatividad y excentricidad uraniana con la profundidad, la sensualidad, la pasión y la necesaria pizca de misterio aportada por la simbología plutoniana.

Esto se completa con el aporte de las cualidades o aptitudes escenográficas del signo de Leo, con interés en todo tipo de manifestación que produjera impacto y atracción/reconocimiento en las  demás personas, así como le agregaba un poco de fijación, o tosudez en su comportamiento habitual (e inclusive algo de arrogancia) en  su comunicación.

A este análisis inicial,  le agregamos las fuertes posiciones de la Luna y el Ascendente en Escorpio: Marcel tenía introyectada una imagen o arquetipo materno muy poderoso (Luna). Una mujer  muy resiliente, voluntariosa, dominante que a su vez le aportó una mirada crítica y detallista que luego él volcó en su actividad artística cuando maduró (Luna en sextil con Venus).

Me voy a detener en esta posición lunar, pues es muy significativa y aporta mucha información de su personalidad:

Una Luna en Escorpio es muy “plutoniana” (Plutón es el regente moderno del signo; el regente antiguo es Marte).  Simboliza el agua que hierve y que puede quemar por dentro; o también puede remitirnos a la figura del magma y roca ígnea de un volcán en erupción.  Es una posición muy profunda y vehemente tanto en la luz como en la oscuridad.

En manifestaciones extremas esta Luna puede aparecer con la frialdad del hielo. Si observamos las facciones de Duchamp captadas en varias fotografías,  podemos apreciar algo de esto. También una nariz destacada, muy propia del signo de Escorpio.

Esta Luna es la más magnética y apasionada del Zodíaco. Capaz de reiniciar, revivir o transformar en profundidad aquello que “dábamos por terminado”: es llamativo que el perteneció a una corriente denominada “ready made” … por la cual Duchamp “reseteaba” o “daba una nueva vida o uso” a cualquier objeto de la vida cotidiana, asignándole una nueva manifestación.

El regente antiguo del Ascendente, Marte está mal dispuesto en el signo de Cáncer aunque en un área afín –la casa 8-, en trígono y además en recepción mutua con la Luna (Marte en el signo de la Luna y la Luna en el signo de Marte) potenciando su tendencia a intensificar  en todo lo que él encaraba, llevándolo a dimensiones profundas o misteriosas, aprovechando la sensibilidad y la intuición que el signo le proporcionaba al planeta.

De acuerdo a la mirada de Jorge Lorca en  su artículo publicado en la Revista de la Teoría del Arte “Duchamp: la ironía y el retardo de Eros: consideraciones del cinismo contemporáneo”

“…en las pinturas de su primer período….refleja en su conjunto, el mismo problema o la misma unidad temática bajo distintas apariencias; vale decir, la profunda enunciación  obsesiva (Escorpio) y ancestral de lo femenino y de Eros (Escorpio), pero desde un prisma negativo que pone en duda toda  consumación o comunicabilidad entre el estrato femenino y masculino de la naturaleza humana”….

Lorca también le asigna la primacía en “producir creativamente una obra de arte incompatible con todo lo conocido como creación artística hasta ese momento”….”en cuanto negación tácita del canon y la tradición”. 

Astrológicamente, esta cualidad o atributo se puede simbolizar perfectamente por la posición de Marte, enojado en el signo de la tradición y las costumbres (Cáncer).

En efecto Duchamp adhirió  a un movimiento denominado Dadaísmo, en el cual se daba un rechazo al arte establecido, incorporando nuevas técnicas como el ready-made (ya hecho) o sea un objeto de uso común que al pasar a la cotidianeidad en el museo,  queda descontextualizado y pierde su función para convertirse en objeto visual.

Un ejemplo en Duchamp es la Bottle rack o “rueda de bicicleta”. El Dadaísmo, como contrario a la racionalidad o la negación de la experiencia, fue un antecedente del Surrealismo.

Otro ejemplo de cómo se evidenciaba su Escorpio, a través del Ascendente y la Luna natales: a partir de una tarjeta postal que él encontró, con la imagen de La Gioconda, le agregó bigotes, una pequeña barba en la pera, y le escribió L.H.O.O.Q.

Esta manifestación, realizada en 1919 y que se encuentra en el Museo George Pompidou,  responde a la técnica ready made, que como señalé, toma  objetos cotidianos o desechables, y  que debido a su transformación o su presentación en un museo se transforma en un objeto artístico.

Pero lo llamativo para la Astrología en cuanto a la vinculación con el signo de Escorpio, es que que las iniciales LHOOQ son un homófono en francés de la frase “Elle a chaud au cul” literalmente “Ella tiene el culo caliente”.

Otra explicitación manifiesta  de su Ascendente y Luna escorpianas, se puede observar en algunas de las muchas obras de Duchamp  (algunas poco conocidas), quizás  poco comprendidas en su momento más alla de un grupo de iniciados.

Es el caso de los objetos de yeso ejecutados durante los cincuenta, entre ellos el Molde de sexo femenino (Feuille de vigne female) de 1950 y Objeto dardo (Objet-dart) de 1951 en que los órganos sexuales son el tema explícito. Cuando Cabanne le preguntó a  Duchamp sobre el lugar del erotismo en su obra, este respondió: “Enorme. Visible o evidente, en todo caso subyacente”.  

La tensión natal entre sus planetas Marte y Urano le otorgaron  la excentricidad, la creatividad y la originalidad que lo llevó a manifestar estas cualidades en su accionar fundamentalmente en el arte, pero con obsesión y hasta fanatismo (Escorpio).

El poeta francés  Guillaume Apollinaire, al observar su obra cubista-futurista  de 1912  “Le Roi et la Reine entourés de Nus vites” (El Rey y la Reina rodeados de rápidos desnudos) llegó a comentar: (Duchamp) “tiene la capacidad de penetrar la naturaleza esencial de las formas” y “ha abandonado el culto de las apariencias”. 

Y postuló que el novel artista “sabía conectar  mejor con la gente al prestarle más atención a cuestiones reales (las derivadas de los avances científicos y tecnológicos) que la tradicional mirada estética (el francés promedio podía estar mejor conectado con el diseño de un aeroplano que con un cuadro exhibido en el Louvre).

Esta atenta descripción de Apollinarie encaja perfectamente con la descripción de su Venus (arte, estética) en el atento, detallista y concreto signo de Virgo.

Por otra parte en el área de la elevación de la mente, observamos la presencia del planeta Saturno, muy afín con las ciencias duras como la ingeniería; con la cualidad de elaborar esquemas, cuadros, etc. El propio Duchamp se decía a sí mismo “el ingeniero del tiempo perdido”.

Con el aporte de su Ascendente y Luna en Escorpio, todo se teñia de  pasión y hasta  obsesión y fanatismo en lo que hacía.  Dirá el propio  Marcel: “Tengo la impresión de que estoy a punto de convertirme en un fanático del ajedrez. Todo cuando me rodea adopta la forma de un caballo o de la reina y el mundo exterior carece totalmente de interés para mí, salvo en su traducción como conquista o pérdida de posiciones”.

Duchamp daba acabada cuenta de su ambición por convertirse en profesional del ajedrez, inclusive causando  el malestar de André Breton (1896-1966) el creador del surrealismo, que le reprochó a Duchamp que no privilegiara el arte al dedicarse, en demasía, al ajedrez.

Volviendo a Jorge Lorca, él aplica la teoría de Hans Robert Jauss con su “estética de la recepción” sobre Duchamp.  Plantea que existen dos polos de creación en el arte: por un lado el artista como ejecutor y por el otro los espectadores cuya función es la de coautures finales, los que vienen a terminar de completar el proceso de realización y darle un sentido “supletorio” a la obra.

Duchamp dijo, efectivamente en una entrevista “son los que MIRAN los que hacen los cuadros”. Un leonino de pura cepa que tenía muy en claro la esencia de su signo: el escenario en el cual el creador produce y se complementa con el espectador.

“En última instancia, el artista puede gritar, desde todos los tejados, que es un genio: tendrá que esperar el veredicto del espectador para que sus afirmaciones adquieran un valor social  y para que, al final, la posteridad lo incluya en el Manual de la Historia del arte” (de su ensayo El Acto Creativo).

Otra aproximación en el análisis astrológico es describir el aspecto de quincuncio entre los planetas Júpiter y Neptuno, ambos regentes del signo de Piscis.  La combinación entre ambos planetas da una vida de ensueño, con mucha imaginación.  El individuo debe poder ajustar las tensiones internas tratando de evitar dispersiones, adicciones, abandono personal.

En general con este aspecto las personas son idealistas o esperanzadas, aunque algo confiadas y poco realistas.   A veces cuanto más creen en alguien o en algo, más probables es que se sientan decepcionados.

En el caso de Marcel Duchamp, a través de su desarrollo individual, evidentemente él pudo encontrar algo de equilibrio como para obtener buenos resultados aunque haya debido luchar contra el consumo de drogas por ejemplo.

Duchamp pertenecía a una familia de artistas (un hermano escultor, otro pintor, otra hermana también pintora).  Uno de sus hermanos justamente fue quien lo introdujo en la práctica del ajedrez. Una familia de ajedrecistas y de artistas, esto último señalado por la posición del signo de Piscis en la casa 4 (la familia).

Finalmente, aunque no siendo lo último por decir en este análisis de la increíble vida de Duchamp, observamos la conjunción entre Neptuno y Plutón en su casa 7: el área de los matrimonios. Una combinación dificultosa entre el planeta de la ilusión/desilusión y el planeta de la pasión y los celos y/o la dominación y el control en las relaciones.  Sabemos que Marcel Duchamp estuvo casado con Lydie Sarazin  Levassor unos pocos meses,   y  luego con  Alexina Sattler hasta su muerte.

Veamos cómo reverbera su carta natal,  contrastándola con algunos eventos importantes en su vida:

  • En 1915 viaja a New York. En  ese año  una vez llegada la guerra, muchos artistas fueron alistados en el ejército, entre ellos sus hermano Jacques Villón y Raymond Duchamp-Villón. Marcel Duchamp es dado de baja tras detectársele un soplo en el corazón, la situación se torna incómoda y decide trasladarse a Nueva York, donde gozaba de un prestigio que fue inesperado para él.  Esta ciudad se convirtió en el centro de la vanguardia artística y Marcel se vinculó con un grupo de artistas que a su vez eran buenos ajedrecistas: Walter Arensberg, el poeta Alfred Kreymbord, el profesor  Ernest Southard y, fundamentalmente, el influyente artista y futuro compañero de ruta, Man Ray .

Observamos aquí que Mercurio (planeta símbolo de viajes) que viene justamente de su posición natal en el área de los viajes largos y estancias en el exterior, alcanza por conjunción el Mediocielo, área de la exposición social del individuo y que además justamente está en el signo de Virgo el cual rige Mercurio.  Por otro lado Júpiter (viajes largos) aspecta también el eje de las casas 3 y 9.

  • Viaja a Buenos Aires en 1918, donde vivirá hasta el año siguiente. Alquila 2 departamentos uno donde habitaría y otro para establecer su estudio. En Buenos Aires despuntaría la práctica del ajedrez con mucha obsesión.

La carta simbólica está calculada para una ventana de tiempo a falta de fecha cierta. Pero podemos ver para julio  de 1918 que tanto el Asc como la Luna dirigidos aspectan al nodo norte ubicado en la casa 9 (viaje largo, extranjero) y el Mediocielo también aspecta por sextil al Sol ubicado en la misma área. El Nodo Norte dirigido sobre Venus quien rige la casa 12 (residencia en el exterior). Venus dirigido aspectando también el Nodo Norte natal.

  • Torneo de las Naciones en Paris – junio 1924

Observamos al benéfico Júpiter en trígono al Sol y también a la casa 5 (área del juego). El Benéfico menor Venus conjunto al Benéfico mayor Júpiter. Marte regente del Ascendente cuadrando al Ascendente. Mediocielo cuadrando a Marte.  Saturno planeta de lo internacional cuadrando a Pluton regente del Ascendente en el área de los contrincantes.

  • Le editan un libro en Bruselas en 1932, un manual sobre finales de partida junto con el jugador francés (nacido en Ucrania) Vitaly Halberstadt (1903-1967).  El libro fue titulado L’opposition et les cases conjuguées sont réconciliées”.

Aquí se activa el planeta Venus dirigido, aspectando a la casa 10 (área profesional) y aspectando al Sol natal. Urano co regente de casa 3 (escritos) en trígono a la casa 9 (publicaciones); el Mediocielo dirigido aspecta al Nodo Norte también ubicado en la casa 9.

  • Matrimonio con Alexina “Teeny” Sattler Matisse en 1954

Observamos el Mediocielo dirigido en trígono a Marte, regente de su Ascendente  y de la casa 5 (área de su mundo afectivo). Neptuno planeta que viene de su casa 7 (matrimonio) conjunción a su Sol natal. Venus dirigido (regente de la casa 7) en trígono a Saturno natal en la casa de la legalización. Marte dirigido a la Luna natal. Nodo Norte conjunción Júpiter natal.

  • Fallecimiento – 2 de octubre 1968

Observamos aquí a Mercurio, regente de la casa 8 (muertes) sobre el planeta Júpiter (regente de la casa del fin de la vida, casa 4). Neptuno regente moderno de dicha casa 4 sobre el Nodo Norte (punto destinal).  El Nodo dirigido  en trígono a Marte natal ubicado en la casa 8 ubicado en el signo de Cáncer. Es increíble esta simbología pues Duchamp murió en el baño de su casa! (Marte/Escorpio rigen el baño en una casa y el signo de Cáncer remite al “hogar”).

©ALS, 2021

Notas relacionadas:

Simbiosis de arte y ajedrez en Duchamp. Por Sergio Negri, en https://ajedrezlatitudsur.wordpress.com/2021/07/28/marcel-duchamp-en-su-simbiosis-entre-arte-y-ajedrez/.

Marcel Duchamp en Buenos Aires. Por Juan Morgado, en  https://ajedrezlatitudsur.wordpress.com/2021/07/28/duchamp/.

 

 

2 respuestas a “La Astrología y el Destino: Marcel Duchamp y sus pasiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s