Ariel Petrocelli el cancionista popular y poeta argentino en su vínculo con el ajedrez

Por Sergio Negri

Del campo del cancionero popular argentino, tenemos al poeta salteño Ariel Petrocelli (1937-2010), quien fue un notorio aficionado al juego.

De hecho lo practicó en el Círculo de Ajedrez de Salta, donde también se lo podía ver disfrutarlo al extraordinario músico Gustavo “Cuchi” Leguizamón (1917-2000).

Aquel, es autor de obras folclóricas notables, como Cuando tenga la tierra y El Antigal. Y, en el campo de nuestro interés, se le debe asimismo la obra Cancionero del Ajedrez (Edición de Autor, 1974). En Dama Negra dirá:

Ariel Petrocelli

De Ajedrez la dama negra / de Ajedrez y de canela / con su lustre de caoba / su cintura de canoa. / Mueve el viento lentejuelas / hace diablos con la arena / y la dama, dama negra / mueve el mar en sus caderas. / De Ajedrez la dama negra / y la música en sus piernas / electrizan la jornada / que termina en la taberna. / Por sus ojos va la huella / que te lleva hasta su puerta / ten cuidado con sus ojos / que los abre y que los cierra. / Dama negra en el incendio / Ajedrez a pleno fuego / y el azúcar Capablanca / Genio Cuba, Cuba y danza. / Muere al fin la dama negra / y al morir deja su hembra / y en los peones transformados / vuelve al ruedo y al fandango.”

En Ajedrez por milonga, muy preciosamente dirá:

Jugué ajedrez con la vida / Sin saber de la ventaja / Que llevaba en la baraja / En la primera movida / Comencé bien la partida / Mis piezas jugaban más / Y no sospeché jamás / La dolorosa celada / Tan solo en una jugada / La vida me dejo atrás. / Le llevaba alfil y dama / En final ya era mío / Y cuidé de no armar lío / Con los hilos de la trama / Pero se apagó la llama / De la encendida ilusión / En la mejor posición / la vida me dio las piezas / y con extraña destreza / me capturó el corazón. / Un peón en dama convierte / La guadaña presuntuosa / Y allí se cavó la fosa / La muerte en su propia muerte / Porque jugó de tal suerte / Que con la flecha de un jaque / Le llevé su rey al mate. / Con la voz neutra y fatal / Dijo en tono fantasmal / Es a muerte el desempate. / No es un juego, el ajedrez / Para jugarlo por nada / Mi suerte ya estaba echada / Del derecho o del revés / Porque no hay segunda vez / No se cura de esta herida / Al final de la partida / Me volvió a gritar la muerte / Soy la dueña de tu suerte / Y la dueña de tu vida. / Jugué ajedrez con el hombre / Buscando rival parejo / Para mirarme en su espejo / Y responder por mi nombre. / Pero que nadie se asombre / Del resultado final / Porque en la suma total / Ganó y perdió quien les habla / Otras veces hice tablas / Y anduve de igual a igual. / Por terminar con la historia / Del ajedrez y su juego / Se demuestra que no hay juego / Que pueda con su memoria / Va dando vuelta la noria / Por una y eterna vez / Se juega hasta la vejez / Pero al final del combate / Se gane, pierda o empate / Siempre gana el ajedrez.”

Petrocelli, en Jugar Ajedrez expresará:

Jugar ajedrez es vencer al ocio / pensar como Dios la semilla todo / un río de afán un niño y un loco / fundar el farol que ilumina el cosmos. / Jugar ajedrez ser el sol del ciego / tocar el amor la paciencia genio / beber el perdón, el barro y el hueso / salir al balcón de los universos. / Y siento en mi piel tu piel de tablero / y puedo soñar y toco tu cuerpo / y de solo estar puedo entrar al tiempo. / Jugar ajedrez hasta el mundo es cierto / jugar ajedrez hasta el hombre es bueno/jugar ajedrez hasta el cielo es cielo”.

Por último conocemos (seguramente hay muchos otros trabajos del autor sobre el juego), Luisito Ternura juega al ajedrez, en donde se planteará:

“Luisito Ternura / se mueve en las piezas / del ajedrez alto / las del juego ciencia. / Recorre en las piezas / el camino extraño / que andan los hombres / en genial trabajo. / Luisito Ternura / es peón de las negras / parado delante / del Rey y de la Reina. / Avanza muy cerca / del alfil gallardo / cuidándole el rumbo / al mejor caballo. / Allá va en la guerra / ajedrez jugando. / Luisito Ternura / contra peones blancos. / Allá va en la vida / ajedrez jugando. / Luisito Ternura / con su peón cansado. / Pero es peón que puede, / ajedrez jugando, / llegar a ser Reina / del mejor reinado. / Llegar a ser torre, / alfil o caballo, / si llega Luisito / al escaque octavo. / Allí se convierten / ajedrez jugando, / los peoncitos negros / en alfiles bravos. / Allí se convierten / en el cuadro octavo / los peoncitos negros / en caballos altos. / Entonces ya puede, / ajedrez jugando, / llegar a la meta / y sentirse algo / Entonces se puede, / ajedrez jugando, / el peoncito negro / reclamar su estado. / Luisito el caballo / que comió a la reina / y saltó las torres / y ganó su hierba. / Luisito el caballo / trepando el tablero / llevando a la reina / por escaques serios. / Por escaques negros / lunares de fuego / ajedrez jugando / el sol del talento. / El alfil Luisito / de puntas se cruza / y juega la suerte / de flecha en su ruta. / El alfil Luisito / apunta a los reyes / que guardan la corte / que gobierna al frente. / El alfil Luisito / se juega la vida / y pasa en un jaque / de violencia y prisa. / El alfil Luisito / murió por dos torres / y diezmó el castillo / de aquél rey de bronce / El alfil Luisito / con su sacrificio / ganó la partida / y triunfó su signo. / Y triunfó el maestro / con blancas y negras / el ajedrecista / de la luna nueva. / Aquel gran maestro / Luisito Ternura / le dio jaque mate / al rey de la usura. / Aquel gran maestro / Luisito Ternura / logró el jaque mate / con esta apertura. / Con esta apertura / que aprendió en su villa / mirando variantes / de ganar la vida. / Aquella variante / Luisito Ternura / con que juega el pobre / y no pierde nunca. / Perón cuatro derechos / alfil dos palabras / justicia seis torres / juega el pueblo y gana.”

Ariel Petrocelli, que supo conjugar perfectamente la popularidad y la calidad poética en su obra integral, supo ubicar a su amado ajedrez, ¡y de qué manera!, en el mundo del cancionero popular argentino.

Nota del autor: 
Se agradece a los amigos Juan Sebastián Morgado y Hebert Pérez García, director y autor de la nota, respectivamente, presentada oportunamente en la revista Ajedrez de Estilo http://www.ajedrez-de-estilo.com.ar/ade/archives/hpg_171110.pdf. 
También nos hemos basado en el trabajo sobre obras poéticas del editor Fernando Sabido Sánchez, en   https://poetassigloveintiuno.blogspot.com.ar/2010/12/2475-ariel-petrocelli.html. 
El tercero de los trabajos sobre Petrocelli consultados obra en el sitio de la Unión de Problemistas Argentinos, en http://www.problemistasajedrez.com.ar/quienes-somos/ariel-petrocelli-2/.
Por fin la poesía dedicada a Luisito Ternura está en la Revista Folklore, en http://revistafolklore.com.ar/wp-content/uploads/2018/09/Ariel-petrocelli.pdf.

©ALS, 2021

2 respuestas a “Ariel Petrocelli el cancionista popular y poeta argentino en su vínculo con el ajedrez

  1. juansmorgado 12 agosto, 2021 / 11:49 am

    Es un orgullo para los ajedrecistas que Ariel Petrocelli escribiera sobre el juego. Recuerdo su mini librito con las letras de las canciones.

    Me gusta

    • ajedrezlatitudsur 16 agosto, 2021 / 9:13 pm

      Gracias Juan. Podríamos ampliar la nota con algún material adicional de ese libro. Cuando quieras. Abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s