René Magritte y el ajedrez

Por Sergio Negri

Muchos pintores han recalado en el ajedrez en su obra. Ese es el caso del pintor belga René François Ghislain Magritte (1898-1967), quien, dentro sus trabajos de tonos surrealistas, no dudará en utilizar al juego para profundizar el mensaje de sus impactantes imágenes.

Su perspectiva siempre fue muy provocadora. Sus ingeniosas imágenes, parecían pretender que el espectador modificara su percepción de la realidad para adentrase a un universo en donde el espacio y la ilusión podían convivir alterando el lógico estado de las cosas.

Hay algo de onírico en su obra y de ambigüedad: el objeto no podía ser visto en forma preconcebida, se lo debía apreciar bajo un diverso estado de conciencia, alejándose del plano de lo preconcebido.

Uno de sus conceptos más inquietantes fue aquel de 1928-9 en el que retrata meticulosamente una pipa para, con igual precisión, poner la recordada leyenda Ceci n’est pas une pipe (Esto no es una pipa), cuestionando la lógica obvia de la realidad pictórica.

Esto no es una pipa, célebre cuadro de Magritte de 1928-9

Se ha dicho que una de las obsesiones de un pintor cuya propuesta fue definida como de “realismo mágico”, ha sido la del encuentro de contrarios, de realidades contrastantes que se unen, resultando paradójicas y extrañas. 

Siendo así, el ajedrez evidentemente le permitía jugar en esos otros planos de metáforas que permitían la aparición de cierta armonía entre los adversarios y, también, en otros enfoques posibles en los que aparece el tablero y las piezas (o los balaustres de madera que remiten a ellas), con connotaciones ajedrecísticas tan intensas, como esa en la que se asocia la idea del jaque mate con una situación en la que un joven, sin culpa aparente alguna, empeña un arma para cometer un acto de suicidio, quizás reflejando que el hilo conductor entre ganar y perder, entre vivir y morir, es tan delgado como inasible.

Veamos algunas de sus producciones, en la pintura en la que tanto brilló, y también en su afición por la fotografía:

Échec et mat (Jaque mate), 1926
Le joueur secret (El jugador secreto), 1927
L’Annonciation (La Anunciación), 1930
René Magritte portrait of a man with pipe and chess board
Le Géant (El gigante), Paul Nougé, foto, 1937
Jaque mate, 1937 (imagen usada por su amigo Paul Nougé en la portada del libro Notes sur les Échecs)
La terre promesse (La tierra prometida), 1947
Magritte
La vie au grand air, (La vida al aire libre), 1949
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 11223357_10153497233539712_3832479233059082245_o.jpg
L’Art de la conversation V (El arte de la conversación V), 1950
L’esprit et la forme (El espíritu y la forma), 1961

Y si Magritte se inspiró en el ajedrez en parte de su obra, en el juego y en el influyente pintor se habrán de hacer luego intensas asociaciones y recreaciones. Baste como ejemplo la presentación visual de una Muestra que se hizo en el año 2018 sobre su figura en Hong Kong.

Muestra sobre Magritte en Hong Kong, 2018

©ALS, 2021

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s