Arnoldo Ellerman, semblanza de “El rey del mate en dos”

Por Juan S. Morgado

El premio que le faltaba (Mundo Deportivo, 1953)

El veterano Arnoldo Ellerman es el ajedrecista argentino más largamente y mejor conocido en el mundo entero. Allí donde se extienda un tablero, ya sea en Australia, en el Caribe o en las Hawai, hace 35 años que su nombre es famoso, gracias a la fecundidad de su ingenio, y a la alta calidad de sus obras. (…) Le faltaba ganar un gran premio olímpico, y ahora lo ha conseguido, en el concurso de finales de la Olimpíada de Helsinki.[1]

El Ajedrez Argentino se queda sin director. Ellerman, peronista (1953)

▓ Desde el número de enero de El Ajedrez Argentino se advierte un cambio editorial importante. Ahora figura el doctor Carlos Skalicka en carácter de ‘asesor técnico’, pero no hay más un ‘director’. El precio pasa a ser de $ 4. El 16 de enero, en una hojita de cuatro páginas titulada “A los amigos del ajedrez argentino”, Milcíades Lachaga, presidente del Círculo de La Regence, anuncia que Arnoldo Ellerman, en festejo de sus 60 años, presenta un problema de mate en dos con una idea original “que constituirá una sorprendente revelación a nivel mundial”. (…) Con esta producción Ellerman culmina su labor de compositor que iniciara hace más de cuarenta y un años, cuando José Pérez Mendoza le tendió su generosa mano con visión plena del brillante porvenir del maestro en ciernes, y con el desinterés propio de su inquieta naturaleza.

Desde aquel lejano 1912, el resumen de los trabajos de Ellerman indica que ha compuesto 3936 problemas, 784 de los cuales obtuvieron distinciones internacionales, incluidos 84 primeros premios, en competencias donde intervinieron los mejores compositores del mundo. (…) Su primer libro lo publicó el Club Argentino en 1913; incluye cien problemas y lo prologó Francisco Soto y Calvo con estas palabras auspiciosas:

He aquí un hombre que los cultores del juego en nuestra noble tierra argentina empiezan a oír con atención, han de seguir conociendo con cariño y terminarán por rodear del renombre y la admiración consiguientes.

Un reconocimiento de un grande, Roberto Grau, a otro, Ellerman. En la revista ¡Aquí Está!, 25 de agosto de 1936

Han pasado más de cuarenta años y ahora Ellerman nos dice:

Cumplo los sesenta este 12 de enero, y no compongo más, pero antes quiero retirarme con una última invención de un tema. El destino ha sido indulgente conmigo al inspirarme el argumento de un nuevo panorama. La idea será luz perenne encendida en la ‘Nueva Argentina del general Perón’.[2]

Ellerman elogia a Perón. PBT nº 852 del 16 de enero de 1953. Paulino Alles Monasterio bajo el seudónimo de Martín de la Torre

Personalidad de Arnoldo Ellerman (Zoilo Caputto 1991)

Nació el 12 de enero de 1893 y falleció el 21 de noviembre de 1969. Se le conoce en todas partes como El rey del mate en 2, y sus obras figuran en las secciones especializadas de todas las publicaciones de ajedrez.

Entre su primer problema de adolescente –un mate inverso en cuatro jugadas– y su primer libro –100 Problemas en 2 jugadas–, apenas si transcurrieron tres años. En 1945 su obra mayor comprendía ya ¨1001 Problemas¨ seleccionados entre lo mejor de su producción, y en el balance final de su vida de compositor se estima que todas sus obras juntas exceden con creces las 5.000. Conquistó 115 primeros premios en certámenes internacionales y más de un millar de otros premios menores y distinciones. Fue el primer periodista rentado de ajedrez del país; dirigió entre otras las revistas Caissa y El Ajedrez Argentino, y escribió diez libros, la mitad de los cuáles son de Problemas.

Ellerman siempre se distinguió por sus ideas originales y por la rapidez en la concepción y ejecución de sus obras. En este aspecto solía contar el maestro Luis Palau que durante el I Torneo Sudamericano de Carrasco, en 1921, los organizadores le pidieron a Ellerman que compusiera un problema para dedicarlo al certamen, pensando quizá que hasta la finalización de este iba a tener tiempo suficiente para crearlo. Sin embargo, no fue necesario esperar tanto: a la vista y asombro de todos, el rey del mate en 2 compuso un problema excelente, ¡demorando tan sólo tres minutos!

Lo conocí en 1945, cuando preparaba la edición de su monumental obra ¨1001 Problemas¨ en la vieja Editorial Grabo. Ellerman era un hombre de buena presencia: alto, delgado y de pelo negro, lo que acentuaba el color marfileño de su piel. No hablaba mucho, pero era muy temperamental, y cuando quería cortar un diálogo solía decir algo contundente y se iba sin esperar la respuesta.

Confieso que a pesar de su genialidad indiscutible, no le tenía demasiada simpatía, y si acepté dibujar la portada de su libro fue sólo para complacer al editor, Enrique Boero. Pero como en aquel tiempo yo era muy joven, cometí la tontería de preguntar a Ellerman por qué titulaba su obra 1001 Problemas y no simplemente 1000 Problemas, que parecía mucho más lógico. Ante una pregunta así la respuesta no es difícil de imaginar, ¡y más tratándose de Ellerman!

1001 Problemas, uno de los libros de Ellerman

Apenas apareció el libro me dediqué a revisarlo con un empeño digno de mejores causas, y mi esfuerzo se vio ‘recompensado’ porque descubrí un problema incorrecto.

Cuando volví a verlo le enseñé la demolición de aquel problema advenedizo, y con una sonrisa le dije:

—Maestro, ¿Vio que yo tenía razón, y que debían ser 1000 Problemas?—

Aunque mi comentario sólo pretendió ser una broma, recuerdo que Ellerman me miró muy serio y por toda respuesta se encogió de hombros. Retomó las pruebas de la revista Caissa que estaba revisando y siguió con su tarea, sin decir nada…

Han pasado desde entonces muchos años, y la vida me enseñó que los verdaderos gestos de grandeza también se pueden expresar sin palabras. Hoy, al recordar por necesidad estas cosas tan lejanas, comprendo que si la demolición de aquel problema se publicó en ese mismo número de Caissa que Ellerman estaba corrigiendo, ¡fue porque un gran señor era el director de la revista!

Es curioso que a pesar de todo Ellerman haya tenido razón: quien consulte su libro podrá comprobar que son 1002 y no 1001 los Problemas publicados; así que aún descartando el Problema demolido, ¡el título de la obra sigue teniendo vigencia! [3]

Arnoldo Ellerman. Su legado (Luciano W. Cámara, 1993)

El 12 de enero de 1893, en el porteño Barrio de Belgrano, nacía Arnoldo Ellerman, quien estaba destinado a ser el Rey del Mate en Dos jugadas. Nos conocimos alrededor de 1945, cuando ya era famoso y sus composiciones había recorrido el mundo. Con su legado de más de 5.000 problemas, es quizá el compositor más prolífico de todos los tiempos. Conquistó 115 primeros premios, 111 segundos, 132 otros varios, además de 453 menciones honoríficas y 281 recomendados. Sencillamente espectacular.

A cien años de su nacimiento lo recordamos con admiración y cariño. No sólo se dedicó a la composición, sino que escaló posiciones en el juego práctico hasta alcanzar la primera categoría. Después de su primer libro Problemas de ajedrez, que editó el Club Argentino en 1913, publicó El match Capablanca – Lasker en 1921, Ocho astros del ajedrez mundial en 1938, 66 Primeros Premios en 1943, Combinación de Temas en 1943, 1001 Problemas en 1945, Match radial Rusia Estados Unidos en 1946, Tema Pedersen en 1947, Torneo de Mar del Plata en 1947, Torneo Sextangular Buenos Aires- La Plata en 1947, Torneo Panruso de entrenamiento, éste en colaboración con José María Suárez.

Dirigió las revistas especializadas Caissa y El Ajedrez Argentino; fue cronista de ajedrez en los diarios La Prensa y El Mundo, y colaboró con multitud de revistas extranjeras. Cuando falleció el 20 de noviembre de 1969, estaba participando en una treintena de concursos internacionales, lo que prueba que conservó sus admirables dotes hasta sus últimos momentos. De esta manera postmortem obtuvo otros cinco primeros premios y otras menciones.[4]

Ellerman según Luciano W. Cámara, en la revista Tiempo de Ajedrez, N° 3

Estatua en Rusia (José A. Copié, 1994)

Allá por 1945, el brillante periodista Amílcar Celaya, cuyo seudónimo era Roque de Reina, decía en la presentación del libro 1001 Problemas, que si Ellerman hubiera nacido en Rusia ¡ya tendría una estatua! [5]


Notas:

[1] Mundo Deportivo nº 217, 11 de junio de 1953.
[2] El Ajedrez Argentino 2ª época nº 1–1953, pág. 9. Paulino Alles Monasterio, PBT nº 852 del 16 enero 1953. Ajedrez y Peronismo 1953, Juan S. Morgado, aún inédito.
[3] El arte del Estudio tomo II, Zoilo R. Caputto, edición del autor, Buenos Aires 1991, pág. 20/1.
[4] Nota de Luciano Cámara en Ajedrez de Estilo nº 221, mayo de 1993 2ª quincena, pág. 343/5.
[5] Nota de José A. Copié en Ajedrez de Estilo nº 241/2, abril de 1994, pág. 124/5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s