Un salto al vacío: Miguel Ruperez

Entrevista de Enrique Arguiñariz

La aventura de emigrar hacia Europa que han emprendido numerosos Maestros y Grandes Maestros argentinos en las últimas décadas siempre constituyó una decisión incuestionable para dichos ajedrecistas. Europa ofrece muchos más torneos abiertos y cerrados, los que a su vez cuentan con mejores premios. Y el nivel de vida de la población y la popularidad del ajedrez en el Viejo Mundo hasta les permite redondear mejores ingresos con el dictado de clases particulares.

El C.M. Miguel Ángel Ruperez

Todo este panorama está condicionado a que el emigrante tenga alguno de los dos títulos mencionados que otorga la F.I.D.E. Intentar vivir del ajedrez sin poseer estos dos diplomas se convierte en algo sumamente incierto. Pero hay excepciones, y una de ellas sin dudas la constituye el Candidato a Maestro (*) Miguel Ángel Ruperez, que desde hace unos cuatro años se radicó en Barcelona, junto a Natalia, su novia. Fue todo un salto al vacío, sin saber si el paracaídas se iba a abrir. Pero se abrió, y puede vivir del ajedrez, tanto desde la docencia como desde la competencia. ¿Cuál puede ser su secreto? Posiblemente, una actitud mental muy positiva para enfrentar la vida, unida a su convencimiento de la necesidad de dar para recibir, tal como lo manifiesta en un pasaje de esta rica charla.

(*) El título de Candidato a Maestro lo otorga la FIDE a todo jugador que sobrepase los 2200 puntos de Elo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s