Carlos Guimard: el hombre multifacético

Por Alejo de Dovitiis

La laboriosidad forma las nueve décimas partes del ingenio

Johan Wolfgang Von Goethe

Un santiagueño conquista el mundo

Carlos Guimard nació en Santiago del Estero un 6 de abril de 1913 y falleció un 11 de septiembre de 1998.

No sólo conquistó la gran urbe Buenos Aires, sino que el mundo fue por años su destino, ya que participó en las competencias internacionales más relevantes de la década del 50 y 60. Tanto fue así, que la revista El Gráfico no pudo evitar colocarlo en su tapa tras obtener uno de sus campeonatos argentinos.

Más allá de alcanzar el título de gran maestro, cabe resaltar que obtuvo tres veces el campeonato argentino superior (1936, 37 y 40); fue cuatro veces representante olímpico (Estocolmo 1937; Buenos Aires 1939; Dubrovnik 1950 y Ámsterdam 1954); participante en torneos de candidatos al título mundial y otros laureles que poco podrían igualar.

Cumplió el rol de periodista, dirigente, árbitro internacional, además de un destacadísimo ajedrecista en la plateada década del 50 argentina.

Tuve la suerte de conocerlo, tratarlo brevemente y recibir su saludo, su respeto, su conducta intachable ponderada por el medio ajedrecístico.

¿Hacen falta más méritos en una sola persona? Calculo que no, pero no sería fiel a mi si terminara esta nota sin siquiera hablar del estilo Guimard.

Dinamismo y creatividad en un solo ser

Supo batallar con los mejores de su época, argentinos y foráneos, siempre con valentía, optimismo y a la búsqueda permanente de la victoria.

La creatividad fue unos de sus puntos salientes, así es que dio origen al famoso gambito Polugayevski de la defensa India de dama (denominado así por la brillante victoria del citado gran maestro contra el coloso de Víktor Korchnói en el match de Buenos Aires 1980) que merecidamente debería llevar su apellido en mérito al siguiente juego:

Guimard,Carlos Enrique – Pilnik,Hermann

La Plata Jockey Club, 1944

1.d4 Cf6 2.c4 e6 3.Cf3 b6 4.g3 Ab7 5.Ag2 Ae7 6.0–0 0–0 7.d5!?

 exd5 8.Ch4 Ce4 9.cxd5 Cd6 10.Cf3 a5 11.Cc3 f5 12.Af4 Ca6 13.Cd4 Cc5 14.Dc2 g6 15.Tad1 Aa6 16.Tfe1 Tf7 17.a3 a4 18.f3 Ag5 19.Axg5 Dxg5 20.e4 fxe4 21.fxe4 De5 22.Cf3 Dh5 23.Cd4 Te7 24.Ce6 dxe6 25.e5 Cdb7 26.dxe6 Dh6 27.Cd5 Dg7 28.Cxe7+ Dxe7 29.Td7 Cxd7 30.exd7 Dxd7 31.e6 De7 32.Dxa4 Cc5 33.Dc2 Td8 34.b4 Cd3 35.Te3 c5 36.bxc5 Cxc5 37.h4 Td3 38.Te1 Txg3 39.Df2 Tg4 40.Df3 h5 0–1

Pese a la derrota final, la idea quedó flotando y muchos grandes maestros se hicieron eco de la misma.

Como si fuera poco, siguendo las ideas de Nimzovich, popularizó y logró patentar su nombre en una intrincada pero dinámica variante de la defensa Francesa.

En ella tuvo su bautismo de fuego con una maravillosa victoria contra el casi invencible gran maestro Julio Bolbochán:

Bolbochán,Julio – Guimard,Carlos Enrique

Aguas de Sao Pedro Sao Paulo.1941

1.e4 e6 2.d4 d5 3.Cd2 Cc6!?

4.Cgf3 Cf6 5.e5 Cd7 6.b3 [6.Cb3; 6.c4; 6.Ab5; 6.Ae2] 6…f6 7.Ab2 fxe5 8.dxe5 Ac5 9.De2 De7 10.g3 0–0 11.Ah3 a5 12.0–0 Cb6 13.c3 Ad7 14.a3 Df7 15.Ce1 a4 16.b4 Ae7 17.Cd3 Cd8 18.f4 Dg6 19.Tf3 Cc4 20.Cxc4 dxc4 21.Ce1 Ac6 22.Tf2 Ad5 23.Td1 c6 24.Cc2 Cf7 25.Ce3 Ad8 26.Cxd5 cxd5 27.f5 Cg5!! [Un gran sacrificio de dama.] 28.fxg6 Cxh3+ 29.Rh1 Cxf2+ 30.Rg2 Cxd1 31.gxh7+ Rxh7 32.Dh5+ Rg8 33.Dxd1 Tf5 34.Dd4 b6 35.Ac1 Ac7 36.Af4 g5 37.Ad2 Rf7 38.Dg4 Th8 39.Axg5 Axe5 40.Ae3 Axc3³ 41.Axb6 Af6 42.Dd1 d4 43.Dxa4 Td5! 44.Da6?? [44.Dc6] 44…d3 45.Dxc4 d2 46.Dc7+ Ae7 47.Df4+ Re8 48.Db8+ Ad8 49.Axd8 d1D 50.Ab6+ Td8  0–1

Otro punto saliente de su juego dinámico fue la combatividad, la férrea voluntad de bregar por ganar o por no perder en posiciones inferiores. Este juego contra el recordado MI Raimundo García da prueba cabal de ello, de lo dificultoso que era enfrentarlo y sobre todo doblegarlo:

García,Raimundo – Guimard

Mar del Plata, 1966

1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.Ab5 a6 4.Aa4 d6 5.c3 Ad7 6.d4 Cge7 7.0–0 Cg6 8.d5 Cb8 9.c4 Ae7 10.Cc3 0–0 11.Axd7 Cxd7 12.Ae3 f5 13.exf5 Txf5 14.Ce4 [Las blancas colocan un gran caballo centralizado.]

14…Cf4 15.g3 Cg6 16.Cfd2 Cdf8 17.b4± Dd7 18.f3 h5 19.Cb3 Ch7 20.c5 Taf8 21.Ca5 h4 22.Cxb7 [Las blancas no avistan peligro y siguen con su juego.] [22.c6!±] 22…hxg3 23.hxg3 Ag5! 24.Dd2 Axe3+ 25.Dxe3 Th5 26.Dd2 Cf6 27.c6 Dh3 28.Cxf6+ Txf6 29.Dg2 Dc8 30.Tae1? [30.Rf2÷]

30…Cf4! [Un contragolpe relámpago.] 31.gxf4 [31.Dd2 Dh3 32.gxf4 Dh1+ 33.Rf2 Dh2+ 34.Re3 exf4+ 35.Rd3 Txd5+]

31…Df5 32.fxe5 Tg6 33.Tf2 Dh3 34.Rf1 Txg2 35.Txg2 Tg5 36.Tee2 Dh1+ [El negro con su laboriosidad, su enorme fe y también su talento, pudo dar vuelta la taba.] 0–1

Mucho más podría decirse de este gran santiagueño, pero para cerrar esta nota de homenaje, cabría sintetizar que como gran maestro que fue, le venimos a rendir honores justo en el propio día del maestro, porque además de sus títulos nos dejó un legado de conducta que nos lo hace valorar desde muchos aspectos, en el cual sobresale el humano.

Alejo de Dovitiis © 2021

Sobre el autor:
Alejo de Dovitiis nacido en Buenos Aires 1971. Abogado con maestría MBA y Derecho Empresarial.
Maestro Internacional y FIDE Trainer (FIDE) Profesor de ajedrez de la Escuela Ruy López (Villa Martelli); del Club Argentino de ajedrez y del Consejo Profesional de Ciencias Económicas (CABA).

Ha escrito seis libros (cinco sobre ajedrez y uno relacionándolo con temas empresariales). Conductor desde el año 2014 del programa radial Ajedrez y Empresas (ganador premio Trend Topic 2016).


Alejo De Dovitiis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s