La Astrología y el Destino: Manuel Mujica Láinez

Por Silvia N. Méndez

Los datos natales de Manuel Mujica Láinez fueron obtenidos del registro de archivo del pintor y astrólogo Xul Solar.

Observamos la disposición de su Sol en el signo de Virgo, de Tierra y Mutable; una Luna y un Ascendente en el signo de Sagitario, de Fuego y Mutable.

Tenemos inicialmente un individuo práctico, detallista y minucioso (Sol) con facilidad para la crítica –mordaz,incisiva-. 

Su Sol se ubica en el área de la profesión (Casa 10) con lo cual él pudo volcar estas habilidad en su desempeño. El signo de Virgo está regido por el planeta Mercurio el cual en esta carta se ubica en el estético y equilibrado signo de Libra, signo Cardinal y de Aire, lo cual le aportaba sociabilidad y buenas formas en lo mundano.

En cuanto a su Ascendente en Sagitario y la posición tan cercana de su Luna al mismo en idéntico signo, señala un aspecto muy distintivo de su personalidad: una de las simbologías asociadas a la Luna tiene que ver con las raíces y  los orígenes familiares, especialmente la madre del nativo.

Esta Luna señala ancestros u orígenes “extranjeros”:  en la carta está en el signo que tiene que ver con ello. Y está armónicamente vinculada con el dueño de dicho signo, Júpiter, el cual también se ubica en Libra conjunto a Mercurio.

En efecto las raíces de su familia se remontan a orígenes aristocráticos, emparentado a familias patricias y fundadoras de la Argentina. Su abuelo Eleuterio Santos Mujica  era descendiente de Juan de Garay. Su abuelo materno Bernabé Lainez Cané le transmitió también la afinidad por la literatura. Su abuela materna  era familiar  de Florencio Varela.

El entrelazamiento Júpiter/Mercurio es muy positivo: señala la posible pertenencia a una familia (de ambas vertientes pues Mercurio se relaciona con el padre –Sol- y Júpiter con la madre –Luna- ) vinculada a las artes, la estética, lo cultural (todas estas cuestiones muy afines a Sagitario y Libra) y lo predispuso favorablemente con esos temas.

Como estos 2 planetas en conjunción están en Libra, es el planeta Venus quien los “dispone” o “rige” ubicándose en Leo. Este signo es muy creativo, ligado al glamour, el placer y la diversión personal.

Desde otro punto del análisis son los 2 planetas que tienen una relación directa con la escritura, con la publicación de ideas en escritos, artículos, novelas, libros y/o la enseñanza y la elevación de la mente.  Sabemos que comenzó una carrera periodística desde temprano en el periódico La Nación como cronista de sociales y de viajes.

Venus está muy destacado (es el planeta más elevado en su carta natal)  con lo cual está muy vinculado a la imagen pública y profesional de Manucho; su estilo para vincularse socialmente.

Volviendo a su Luna, la otra simbología que nos aporta astrológicamente es la imagen que un nativo tiene de su madre,  y el signo y su posición por casa y sus  aspectos nos pueden dar idea de qué tipo de relación tuvo con ella.

El hecho de su conjunción tan cerrada con su Ascendente remarca el importante papel que jugó ella en su infancia y posteriormente a lo largo de su vida.  Su madre dominaba el idioma francés (Sagitario signo de idiomas extranjeros) y también escribía obras de teatro. Lo alentó a Manuel a hacer lo mismo, lo cual ocurrió a sus 6 años (evento señalado por las direcciones simbólicas entre Mercurio y Júpiter, que en su carta están a 6 grados de distancia, así como las dierecciones entre su Sol y su Marte, también de 6 grados de distancia).

Entonces ella  aportó el “alimento cultural”, al igual que lo hicieron su abuela o  sus tías (ellas lo consolaban leyéndole historias durante la convalecencia de su terrible accidente, cuando se quemó con agua hirviendo a sus 4 años).

Para Manucho  su familia fue entonces muy importante en su vida: él solía pasar temporadas junto a toda  su familia en las Sierras de Córdoba,  en la estancia El Paraíso en la localidad de Cruz Chica.

Desde otro lado de su simbología, esa posición lunar señala que en sus primeros años había una disposición destinal a movilizarse con su familia, recorriendo largas distancias y conectándose con el extranjero (Sagitario). Efectivamente en 1923 viajó con su familia a Francia y a Inglaterra, realizando estudios  en dichos países; al volver a Argentina terminó sus estudios secundarios en San Isidro.

El signo de Sagitario suele asociarse al buen humor, la buena disposición en general, una actitud de “Dios proveerá” y esto era muy propio de Manucho.

Los 3 signos bien destacados en su carta: Leo, Libra y Sagitario  aportaron cada uno sus atributos positivos para que tuviera una conducta asociada a la “buena vida”, los eventos sociales, el roce cultural, las buenas maneras, el interés por el desarrollo y elevación intelectual. Era muy afecto a las grandes reuniones sociales, las fiestas y las celebraciones (muy propio de Leo y Sagitario).

En cuanto a su mundo afectivo, Manuel llevaba algunas contradicciones. Si bien se casó con Ana de Alvear Ortiz Basualdo y tuvo 3 hijos llevando una vida de padre de familia conservador,  por otro lado era homosexual y no lo ocultaba pues se lo veía acompañado de jóvenes que cambiaba cada temporada.

Dicha contradicción o tensión, podemos encontrarla en su carta pues por un lado ambos planetas regentes del Ascendente y de la casa del matrimonio están en conjunción (Mercurio y Júpiter en Libra, signo del matrimonio) pero  por el otro lado  Júpiter está en cuadratura con Urano (relaciones inconvencionales)  y Neptuno en casa 8 (la casa del sexo).

En cuanto a su desempeño como escritor el acento o énfasis lo puso en retratar costumbres de su país (Luna en casa 1) por ejemplo desde la óptica de la mirada sobre la aristocracia porteña y con actitud crítica y mordaz,  apuntalada por ese minucioso Marte en Virgo acompañando al Sol.  Pero no solamente de su país sino que a través de su obra podemos observar que estudió y analizó las costumbres de la política y la religiosidad en otras culturas a lo largo de la historia (Sagitario).

La casa del intelecto y la comunicación (casa 3) tiene su cúspide en el signo de Capricornio y el resto del sector todo ubicado en el signo de Acuario. En principio hay una disposición algo “conservadora” en su manera de comunicar, es decir afectada a las normas o “reglas” estereotipadas.

Pero un análisis más detallado de su carta natal nos ayuda a encontrar otros aspectos muy interesantes de su personalidad; simbologías que explican por qué caminos o estilos él eligió transitar.

Para comenzar la unión entre Mercurio y Júpiter, lo ayudó  a poder ver “el gran cuadro” pero también el detalle ínfimo de cualquier situación social o interacción humana (Libra).

Esto rindió sus frutos otorgándole notoriedad, pues si analizamos algunos puntos medios como el de Mercurio/Neptuno y Mercurio/Urano están en 01° de Sagitario y 0° Virgo respectivamente, vinculándose ambos entre sí y ayudándolo en la comunicación a través de novelas, escritos, artículos periodísticos.  ¿Y porqué me llaman la atención esos puntos medios?

En primer lugar Urano es co regente de la casa 3 (comunicación). Uno de los temas vinculados a Urano es la Astrología,  o sea que señala que en algún momento se le despertaría el interés por esta disciplina o la utilizaría en sus escritos.

En segundo término  Neptuno (planeta regente de Piscis y asociado con la espiritualidad, la intuición, la sensibilidad)   está ubicado en la casa 8 la cual está vinculada por el posible interés por los temas ocultos, la magia, la reencarnación, y el esoterismo en general (se conoce que Manuel solía concurrir a consultar videntes, aunque fuera muy creyente).

Ambos planetas forman una fuerte configuración astrológica denominada “T Cuadrada” (la figura está formada por una oposición -ángulo de 180 grados-  entre 2 planetas los cuales “descargan” su simbología sobre un tercer planeta mediante sendos ángulos  de 90 grados, aspecto denominado cuadratura). Justamente ambos Urano y Neptuno están opuestos y descargan aspecto en Júpiter, quien rige su Ascendente y su Luna natales, y está conjunto a Mercurio. Esto aporta rasgos muy determinantes en la personalidad del nativo y simboliza en forma destacada su desempeño como escritor y novelista, volcando literariamente estos intereses particulares.

Manuel Mujica Lainez “seducía con la palabra”, creando una especie de mundo místico en el cual por otra parte él creía intensamente.

Veamos por ejemplo qué decía: “…estoy absolutamente seguro que voy a vivir otra vida, cosa que representa, sin lugar a dudas, un alivio ante la pavorosa idea de la muerte. Soy muy supersticioso y cabalístico, lo que de manera alguna quiere decir que renuncie a cualquiera de mis otras creencias. Me considero católico, pero en lo hondo de mi subjetividad, ello no me parece irreconciliable con una cosmovisión esotérica”.

….“Descubrí esta casa por azar…. Un cartel unía su nombre a la información que estaba en venta y quizás, en mi subconsciente, la magia de ese nombre operó de inmediato, pues ella hacia espejar la posibilidad de “Invitados al Paraíso” convirtiese en realidad lo creado misteriosamente por la imaginación” (se refería a la estancia “El Paraíso” en las sierras de Córdoba, donde pasaba largas estadías con su familia).

Estos temas de su interés, por ejemplo, los vemos plasmados  en varias de sus obras, como por ejemplo El Unicornio, ambientada en la Edad Media francesa de los trovadores, con una protagonista el Hada Melusina, víctima de una maldición.

O El Laberinto, una novela fantástica sobre un chico (Ginés de Silva) que sostiene un cirio encendido y mira al espectador desde la parte inferior del cuadro El Entierro del Conde de Orgaz de El Greco.

Pero sin dudas Manucho es recordado por su novela más famosa: Bomarzo.  La misma fue más adelante convertida en ópera por Alberto Ginastera con libreto del propio Manuel Mujica Láinez. 

Leemos por ejemplo, en una parte del capítulo “El horóscopo” de dicha novela:

Sandro Benedetto, físico y astrólogo de mi pariente el ilustre Nicolás Orsini, condottiero a quien, después de su muerte, compararon con los héroes de la Ilíada, trazó mi horóscopo el 6 de marzo de 1512, día en que nací a las dos de la mañana, en Roma. Treinta y siete años antes, el mismo 6 de marzo pero de 1475, a las mismas dos de la mañana, había visto la inquieta luz del mundo en una aldea etrusca Miguel Ángel Buonarotti.  La concordancia no fue más allá de un fortuito coincidir de horas y de fechas. En verdad, los astros que presidieron nuestras respectivas apariciones en el ajedrez de la vida, dispusieron sus piezas en el tablero para muy distintas jugadas. Cuando nació Buonarotti, Mercurio y Venus ascendían, triunfales, desnudos, hacía el trono de Júpiter…”.     Interesante fusión entre el Ajedrez, la Astrología, el destino…

¿En qué se inspiró Manucho para escribir su famosa novela?

Luego de tres años de mucha investigación e intenso trabajo, Manuel Mujica Láinez escribió una novela basada en la recreación de la  vida de un noble italiano del sigo XVI: el duque Pier Francesco Orsini, un hombre jorobado y contrahecho, obsesionado por la inmortalidad.

La historia se desarrolla en un ambiente trágico y sensual del Palacio Orsini en el seno de la nobleza italiana del Cinquecento,  y el Bosque de los Monstruos situado en la localidad de Bomarzo, obteniéndose un minucioso fresco del Renacimiento italiano y  sus costumbres así como la narración en primera persona que acercan al personaje con un gran número de acontecimientos.  El escritor se explaya en describir el mundo de príncipes, cardenales, bufones cortesanos donde se evidencian los manejos del poder y la política, y la psicología de quienes la ejercen.

Bomarzo y el Parque de los Monstruos

Este jardín, ubicado en Bomarzo a unos 90 km de Roma, se diferencia rotundamente de los  diseños de jardines italianos.  El nombre se debe a que en su interior profundo habitan unas moles de piedra, grandes estatuas con aspecto monstruoso: criaturas mitológicas que luchan entre ellas, una enorme boca de piedra que señala la entrada a una cueva, un elefante que aplasta a un soldado….

El parque fue construido en 1547 por orden del duque Pier Francesco Orsini después de enviudar, como homenaje a la pérdida de su esposa y como un espacio de tranquilidad donde “el corazón pudiera serenarse”. 

Fue diseñado sin espacios formales o delimitados ni una ruta fija, para que el visitante pudiera “perderse” en su recorrido. Tratando de reflejar una “estética de la tristeza” a través de algunas figuras que están ligadas a la muerte, como el can Cerbero el perro guardián del Hades (Plutón); Neptuno señor de los mares.

Otras figuras asemejan a las gárgolas o criaturas grotescas semejantes a las de las catedrales medievales.   www.viajes.nationalgeographic.com.es/a/bomarzo-anti-parque-italiano-monstruos_15450/3.

Volviendo al análisis astrológico, veamos algunos eventos importantes de su vida a través del “movimiento” de su carta natal:

  • Manucho sufrió un grave accidente a los 4 años mientras recorría en un triciclo la azotea de su casa (donde hoy se alza el Automóvil Club Argentino, en la Avenida del Libertador). Tropezó con una inmensa olla de agua hirviente que se volcó sobre él: todo su cuerpo se volvió una llaga. Roque, el cocinero, llegó a untarlo con clara batida de pies a cabeza, salvándolo de una muerte horrible.

En la Revolución solar de ese año, observamos que el planeta Saturno (que simboliza la piel en el cuerpo humano y que en su natal está ubicado en el área de la salud)  pasó aquí en esta carta  a la crítica casa 8, área  que señala eventos que nos pueden hacer acercarnos  a la muerte. La Luna angular y  en Géminis (es posible que los brazos estuvieran muy afectados). El planeta Marte (símbolo del fuego) en aspecto al Ascendente natal. El Ascendente solar sobre la casa 12 (reposo, tratamiento, internación). El Sol opuesto a Kirón simbolizando eventos relacionados con la salud, médicos. 

  • Viaja a Europa con su familia en 1923, donde vivirá varios años entre Francia e Inglaterra. A falta de fecha exacta se calculan las direcciones  para enero de ese año.

Evidentemente fue un periodo muy movilizador para Manuel:  la Luna (regente de la casa de los viajes largos con estadías prolongadas) aspectando a Venus y al Mediocielo natal y por  otro  lado opuesta a Plutón natal. Este Plutón dirigido cuadra a Mercurio natal regente de la casa de los vínculos señalando un evento que movilizaría emocionalmente sus vínculos al conocer otras culturas y otros habitantes de países lejanos. Júpiter dirigido, regente de su Ascendente aspecta a la cúspide de la casa 9 (viajes largos, contacto con el exterior). Mercurio dirigido aspecta el Mediocielo natal. Otra dirección que señala “mudanza” es el Mediocielo dirigido aspectando a Saturno regente de la casa 3 (mudanzas y traslados) y la casa 4 (residencia, hogar).

  • Se casa con Ana de Alvear en 1936. A falta de fecha exacta, se calculan direcciones para enero de ese año

Se produce el típico contacto entre Venus y Marte por dirección en conjunción; la Luna también aspecta a Mercurio, regente de la casa del matrimonio (casa 7). El Sol en el punto medio Mercurio/Júpiter (regentes de casas 1 y 7). Urano regente de la casa 4 (familia, residencia) aspecta a Júpiter regente del Ascendente.  Los nodos dirigidos (vínculos) aspectan a Júpiter regente del Ascendente.

  • Se estrena la ópera Bomarzo en el teatro Colón el 19 de mayo de 1967

El Ascendente  y la Luna dirigidos,  aspectan a Mercurio (un evento comunicacional que lo expone frente a los demás (Mercurio rige su casa 7).  Neptuno dirigido,  planeta que rige la casa 5 en la carta natal (las “obras” creadas por el nativo) en conjunción al Sol natal.  El Mediocielo dirigido cuadrando al Neptuno natal. 

Júpiter (planeta de prestigio o renombre) dirigido conjunto al Ascendente dándole “visibilidad” y “publicidad”  al individuo. 

Plutón  dirigido conjunción exacta al Mediocielo (algo impactante en su vida profesional y social).  Es muy llamativa la simbología porque por un lado Plutón se asocia con una “bomba”, pero también con el sexo.  Efectivamente la obra fue censurada en Buenos Aires aduciendo que había escenas de violencia y sexo. El hecho cayó realmente como una “bomba” para esa época.

©Silvia N. Méndez

 

 

 

Nota relacionada:
Mujica Láinez y el ajedrez en el mágico clima de la novela Bomarzo, por Sergio Negri. En https://ajedrezlatitudsur.wordpress.com/2021/09/11/mujica-lainez-coloca-al-ajedrez-en-bomarzo/.

 

Una respuesta a “La Astrología y el Destino: Manuel Mujica Láinez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s