Pierre-Charles Fournier de Saint-Amant, maestro de Philidor y otro de los grandes ajedrecistas del periodo de gloria francés

Por Sergio Negri

Pierre Charles Fournier de St. Amant (12 de septiembre de 1800 – 29 de octubre de 1872) fue uno de los mejores ajedrecistas franceses en un tiempo en el que los galos venían predominando en la escena internacional.

Además, fue editor de el influyente Le Palamede, el primer periódico especializado, que abrió surcos en materia de difusión ajedrecística, Desde diciembre de 1841, y hasta fines de 1847, fue el responsable de la segunda etapa de un medio que había cerrado en 1839. Le Palamede había sido fundada en 1836 por Louis-Charles Mahé de La Bourdonnais (1795-1840) y su nombre desde luego alude a Palamedes. héroe de la mitología griega a quien, en su ingeniosidad proverbial, se le atribuía la invención de los dados y, por extensión, también del ajedrez.

Saint-Amant aprendió el juego de Wilhelm Schlumberger (1800-1838), quien será en cierto momento uno de los operadores del célebre dispositivo El Turco, al que se consideraba una máquina de jugar al ajedrez. Aquel, también recibió lecciones de Alexandre Deschapelles (1780-1847), el mejor ajedrecista francés de su tiempo, heredero de la tradición abierta en el siglo anterior por el gran Philidor (1726-1795).

Se sabe que nuestro jugador comenzó a frecuentar el célebre Café de la Regénce hacia el año 1823. Y comenzó la pasión, cuando no la obsesión. Se recuerda un episodio de 1827 cuando jugaba todos las tardes, hasta que su esposa, Françoise, podía ir al sitio y golpear el cristal de la ventana con un paraguas llamándolo a casa para cenar.

Después de la muerte de de La Bourdonnais, y con un Deschapelles ya en etapa declinante, St. Amant tomó la posta como el mejor exponente de Francia. Pero, ahora, a diferencia de antes, se verificaba la amenaza de los grandes jugadores británicos, en particular la de Howard Staunton (1810-1874) quien en los años 40 habrá de ser considerado el mejor ajedrecista del planeta.

Esa condición justamente el inglés la consiguió al derrotar a Saint Amant en 1843. Ese año ambos disputaron sendos matches, el primero en Londres (en el Club St. George´s), en el que se impuso el francés ajustadamente (3.5 a 2.5), pareciendo ratificar el predominio galo, en hecho que sucedió en Londres. Sin embargo, en la revancha, que fue el primer match en donde se permitió la presencia de segundos en calidad de analistas, realizada justo antes de la Navidad, y en París (en el Cercle des Echecs contiguo al Café de la Regénce) , se revirtió la cosa completamente, ya que será Staunton el que se imponga, y con claridad (13 a 8).

Partida Saint Amant vs. Staunton, 9na. partida del match de París, 1843, en https://www.chessgames.com/perl/chessgame?gid=1001198.

El 20 de diciembre de 1843, cuando se concreta el triunfo de Staunton ante Saint Amant, tras una partida que insumió nada menos que 14 horas, es un hito en la historia del ajedrez ya que marca el fin de la supremacía de Francia tomando la posta Inglaterra, aunque por pocos años. En 1844 se iban a volver a enfrentar en Londres pero, como Staunton contrae una neumonía, en definitiva no se realiza un encuentro que estaba pactado a trece partidas que se iba a realizar desde el mes de octubre.

Una representación de la partida de ajedrez entre Howard Staunton y Pierre Charles Fournier Saint-Amant, el 16 de diciembre de 1843 por Jean-Henri Marlet, en https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=29184967

Años más tarde, ubicándonos en 1858, el jugador francés llegó a jugar alguna partida casual, en consulta, siendo derrotado por el fenomenal Paul Morphy (1837-1884), en la exitosa visita del norteamericano a Europa, tras la cual será considerado, sin duda alguna, como el mejor jugador del mundo.

Partida Saint Amant & Co. vs. Morphy, 1858, en https://www.chessgames.com/perl/chessgame?gid=1336514.

Ese mismo año fue parte de un torneo por eliminación en Birmingham, el mismo que no pudo ganar Staunton y al que llegó tarde Morphy, con lo que se perdería esa preciosa oportunidad de ver frente al tablero a quienes eran considerados los mejores de América y Europa. Luego de vencer en la primera instancia Saint-Amant al ignoto Beetlestone por 2 a 0, caerá en la segunda ante el austriaco Ernst Falkbeer (1819-1885) por 2 a 1.

En ese marco el francés escribió una crónica publicada en el diario Le Sport en la cual presenta al estadounidense como un héroe épico y ello, así lo imaginamos, contribuyó a su fama antes de su irrupción triunfal en París. Allí dijo, por caso, que Morphy era un ciudadano norteamericano que había venido a Europa a reclamar el cetro” y que “su andar es el de un rey, y avanza entre las multitudes de extranjeros como un monarca que recibe el homenaje de su corte” (Fuente: The Exploits and Triumphs, in Europe, of Paul Morphy, the Chess Champion, Frederick Edge, Litres, 2021)

Mas, no todo fue ajedrez para Saint-Amant. Primero, ejerció de Secretario del Gobernador de la Guayana Francesa (de 1819 a 1821), posición que perderá al mostrase contrario al tráfico de esclavos. Después de ello intentó ser periodista y actor, para más tarde convertirse en un exitoso vendedor de vino. No habría que olvidarse que había nacido en un finca vinícola, en Cheteaux au Latour en la región de Bordeaux.

Fue, asimismo, capitán de la Guardia Nacional durante la Revolución de 1848. Se recuerda cuando gracias a su intervención se preservó el Palacio de las Tullerías de la multitud, acción valiosa que le significó ser nombrado como gobernador de ese espacio. En 1851, volvió a su ruta itinerante al asumir como cónsul francés en California, cargo que desempeñó hasta el año siguiente; en noviembre de aquel año, dará una exhibición en el San Francisco Chess Club de reciente creación.

De regreso a casa, volvió a su pasión vitivinícola escribiendo un libro sobre su región de Bordeaux y sus exquisitos vinos. En 1861 St. Amant se trasladó a Argelia para pasar sus años finales, muriendo allí, en la localidad de Hydra, en 1872, tras sufrir un accidente al ser arrojado del carro en el que se hallaba.

En las mediciones ajedrecísticas retrospectivas, desde luego no oficiales y no exentas de poder caer en inconsistencias, mas siendo de todos modos parámetros a tener en cuenta, Saint-Amant ocupó posiciones sumamente destacadas. En EDO HISTORICAL CHESS RATINGS, se lo ve aparecer al francés en 1825 en la posición número 8, cuando quien dominaba el panorama era de La Bourdonnais. Desde entonces, permanecerá hasta 1948 en el top10, siendo el pico de su carrera el año 1836 en que aparece tercero, solo superado por aquel y por Deschapelles. Para 1870, en su ocaso, permanecía SaintAmant en el puesto 66, en una época que eran otros los nombres que tallaban, en listín liderado por Willhelm Steinitz, con Adolf Anderssen en calidad de escolta.

Para CHESSMETRICS el jugador galo llegó aún más alto. En efecto, se lo posiciona como el segundo mejor jugador del planeta durante 43 meses no consecutivos, siendo la primera vez que ocupa ese espacio el mes de enero de 1843 (lideraba el escocés John Cochrane, quien en julio de 1842 se impuso en un match a Saint-Amant en Londres por 6.5 a 4.5) y el último en agosto de 1846 (el inglés Howard Staunton era por entonces el primero de todos). Y se le asigna un pico de ranking equivalente al ELO (desde luego no existía ese sistema en esos tiempos) de 2.605 puntos, un gran número que habla a las claras de su fuerza.

Saint-Amant, c. 1860
Nota relacionada:

Pierre-Charles Fournier de Saint-Amant, el vendedor de vino que tumbó al número uno del mundo. Por Leontxo García Olasagasti. En

©ALS, 2021

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s