Los crímenes del obispo: Van Dine y el ajedrez ingresando en los relatos de detectives

Por Sergio Negri

En 1924 aparece una interesante novela policial llamada Los crímenes de ´El Obispo´,[1] cuyo autor es S. S. Van Dine (1888-1939), reconocido escritor estadounidense cuyo nombre real era el de Willard Huntington Wright.

Trascendió, por siempre, por la creación del personaje del detective Philo Vance, el que aparecerá en doce novelas muy populares, varias de las cuales fueron llevadas a la pantalla grande en los comienzos del cine sonoro, en calidad de corto y largometrajes. La cuarta de ellas, publicada en 1929, fue The Bishop Murder Case, siendo traducida al español bajo el nombre de Los crímenes del obispo.

Philo Vance, en esta nueva instancia de la saga, se ve enfrentado a una serie de asesinatos, algunos de ellos disfrazados de supuestos suicidios, en los que se ve comprometido un criminal que se auto adjudica el mote de obispo, el que no duda en amedrentar a una de sus futuras víctimas dejándole en la puerta de su casa una pieza de ajedrez de alfil negro. Está clara la asociación que permite el idioma original en donde el trebejo respectivo se denomina precisamente bishop (obispo).

Ese elemento dejado en forma tan amenazante, era el mismo que se había usado en una partida en la que uno de los personajes había estado jugando, así se dice, con el gran Akiba Rubinstein (1880-1961), en una partida que, en su prolongación y secuencia, podía hacer aparecer a su rival como uno de los principales sospechosos. Al gran jugador polaco se lo referencia en los siguientes términos:

“El asunto es que un caballero llamado Rubinstein, un genio del mundo del ajedrez, que está ahora visitando esta ciudad…Rubinstein es un jugador fuerte…Es uno de los grandes maestros del juego. Venció a Capablanca en San Sebastián en 1911 y entre 1907 y 1912 fue considerado como el único contendiente digno del campeón del mundo, doctor Lasker”.

Sigue leyendo

Hanna Arendt y el ajedrez

Por Sergio Negri

Alejándonos un tanto de los terrenos novelescos o descriptivos, y para intentar de aproximarnos a la variedad de fenómenos en los que el ajedrez queda intrincadamente conectado, es posible advertir su referencia en estudios que reflejan las caras más oscuras del ser humano. En ese orden, podemos explorar la obra de Hannah Arendt (1906-1975), una de las principales filósofas que reflexionaron sobre la problemática de los totalitarismos.

Arendt, siendo alemana, y en tanto judía, en su calidad de mujer de profundo pensamiento y fina sensibilidad, supo desentrañar, como nadie, qué se escondía detrás de conductas atroces que se dieron en tales contextos.

En su obra principal. Los orígenes del totalitarismo, Arendt reconstruye, sucesivamente, el desarrollo del antisemitismo en los siglos XVIII y XIX; el despliegue y el funcionamiento del racismo y del imperialismo en el siglo XIX y principios del XX, para terminar abocándose en las dos formas de totalitarismo prototípicas (que ella llama “dominación total”): el nacionalsocialismo y el estalinismo.

Sigue leyendo

Diderot, filosofía y ajedrez

Por Sergio Negri

Existen pocos nombres que quedan indisolublemente ligados a la Revolución Francesa de 1789, la que legara a la Humanidad los principios de Liberté, égalité, fraternité , convirtiéndose en un punto basal de la Edad Contemporánea, siendo el de Denis Diderot (1713-1784) indudablemente uno de ellos.

Sigue leyendo

La Astrología y el Destino: Miguel de Unamuno

Por Silvia Méndez

Este español  educador, filósofo y autor de novelas y poesías   tuvo una gran gran influencia en el siglo 20 en España.

Nació el 29 de setiembre de 1864 en Bilbao, España.

Miguel de Unamuno era el tercer hijo del matrimonio conformado por el comerciante Felix María de Unamuno, y su sobrina carnal, María Salome, 17 años más joven que Félix. Éste tenía un horno panadero y un despacho de pan. También fue elegido concejal en Bilbao por el distrito de San Juan.

El padre de Miguel  falleció el 14 de julio de 1870, cuando el niño tenía 6 años (de tisis pulmonar).

Al acabar sus primeros estudios en el colegio de San Nicolás y a punto de entrar en el instituto Vizcaíno, asistió como testigo al asedio de su ciudad durante la Tercera Guerra Carlista. Su ciudad quedó sitiada entre 1873 y 1874.  Para sus biógrafos,  esta experiencia de la guerra civil marcó su tránsito desde la infancia a la adolescencia.

Sigue leyendo

Este español  educador, filósofo y autor de novelas y poesías   tuvo una gran gran influencia en el siglo 20 en España.

Nació el 29 de setiembre de 1864 en Bilbao, España.

Miguel de Unamuno era el tercer hijo del matrimonio conformado por el comerciante Felix María de Unamuno, y su sobrina carnal, María Salome, 17 años más joven que Félix. Éste tenía un horno panadero y un despacho de pan. También fue elegido concejal en Bilbao por el distrito de San Juan.

El padre de Miguel  falleció el 14 de julio de 1870, cuando el niño tenía 6 años (de tisis pulmonar).

Al acabar sus primeros estudios en el colegio de San Nicolás y a punto de entrar en el instituto Vizcaíno, asistió como testigo al asedio de su ciudad durante la Tercera Guerra Carlista. Su ciudad quedó sitiada entre 1873 y 1874.  Para sus biógrafos,  esta experiencia de la guerra civil marcó su tránsito desde la infancia a la adolescencia.

Sigue leyendo

Este español  educador, filósofo y autor de novelas y poesías   tuvo una gran gran influencia en el siglo 20 en España.

Nació el 29 de setiembre de 1864 en Bilbao, España.

Miguel de Unamuno era el tercer hijo del matrimonio conformado por el comerciante Felix María de Unamuno, y su sobrina carnal, María Salome, 17 años más joven que Félix. Éste tenía un horno panadero y un despacho de pan. También fue elegido concejal en Bilbao por el distrito de San Juan.

El padre de Miguel  falleció el 14 de julio de 1870, cuando el niño tenía 6 años (de tisis pulmonar).

Al acabar sus primeros estudios en el colegio de San Nicolás y a punto de entrar en el instituto Vizcaíno, asistió como testigo al asedio de su ciudad durante la Tercera Guerra Carlista. Su ciudad quedó sitiada entre 1873 y 1874.  Para sus biógrafos,  esta experiencia de la guerra civil marcó su tránsito desde la infancia a la adolescencia.

Sigue leyendo