Raúl Sanguineti, uno de los más talentosos ajedrecistas argentinos

Por Juan S. Morgado

Personalidad de Raúl Sanguineti

Raúl Sanguineti nació el 4 de febrero de 1933 en Paraná, provincia de Entre Ríos. Falleció el 6 de agosto de 2000 en la Capital Federal. Aprendió a jugar viendo a su padre y sus hermanos. En 1947 pegó un salto y ganó el Campeonato de Entre Ríos.

Tenía sólo 14 años y ya era uno de los casos más notables de precocidad ajedrecística. En 1949 se jugó en la capital entrerriana un fuerte torneo, y ya en la primera ronda le había ganado a Rossetto, quien finalmente ganó el certamen, escoltado por él y Michel. Ese mismo año jugó un match con el con el entonces niño prodigio Arturo Pomar y perdió por escaso margen.[1] Fue representante argentino en las Olimpíadas de Naciones en Moscú 1956, Münich 1958, Varna 1962, La Habana 1966, Lugano 1968, Niza 1974 y Haifa 1976.

Sanguineti siempre rindió a alto nivel en estas competencias y obtuvo la medalla de oro dos veces: en Moscú 1956 y Varna 1962, en ambos casos jugando en el 4º tablero.  Fue siete veces Campeón Argentino: 1956, 1957*[2], 1962, 1965, 1968*, 1973, 1974. En 1957 se impuso en el torneo de San Pablo, Brasil*. En 1962 ganó el certamen del Club Argentino y en 1964 el torneo de Punta del Este en Uruguay. En 1975 fue campeón zonal sudamericano*, y también ganó el torneo de San Pablo*. En 1976 ganó dos torneos importantes: el I Magistral Konex* y el Magistral de Mar del Plata.

Sigue leyendo

Samuel Schweber, gran ajedrecista argentino de profunda mirada

Por Sergio Negri

El maestro Samuel Schweber nació en Zarate, provincia de Buenos Aires, el 16 de julio de 1936, falleciendo el primer día del año 2017. Fue un gran ajedrecista, dos veces subcampeón nacional y reiterado represente argentino en competencias olímpicas.

Ya en la capital argentina, ingresó de joven al Club Jaque Mate, al que habría de representar durante toda su carrera. En el último tramo de su vida fue un fervoroso colaborador de la Bolsa de Comercio, en donde registró intensa actividad ajedrecística como jugador y también favoreciendo la realización de torneos y actividades ajedrecísticas.

Sigue leyendo