Bioy Casares, el ajedrez de la mano de Borges y también en su propia obra

Por Sergio Negri

Adolfo Bioy Casares (1914-1999), habiendo sido desde luego un gran escritor en sí mismo, por razones de afinidad, amistad y una historia compartida, siempre se lo verá asociado a Jorge Luis Borges (1899-1986). Ambos tuvieron proyectos literarios e intereses culturales e intelectuales comunes y, en ese marco, surgió el ajedrez en tratamiento literario que los uniera, y no habría que olvidarse que, en la obra borgiana, el juego fue uno de sus íconos reconocibles a partir del cual creara un universo específico.

En efecto, en Seis problemas para Don Isidro Parodi, un texto de tono policial publicado en 1942 que los escritores presentaron bajo el seudónimo Honorio Bustos Domecq, el ajedrez aparece una única y sugerente vez. en el relato llamado Las previsiones de Sangiácomo. En ese marco, se pone en boca de uno de sus personajes unas palabras que evocan a la clásica idea de que las personas solo somos trebejos manejados por algún titiritero:

“Así llegamos al año 41. Ricardo creía desempeñarse con libertad, como cualquiera de nosotros, y el hecho es que lo manejaban como a las piezas de ajedrez…”.

Sigue leyendo